«Esto es una forma de competir, ver si de verdad estás arriba del todo»

Jaime Bajo muestra su diploma en el despacho de dirección del Fray Diego./EL NORTE
Jaime Bajo muestra su diploma en el despacho de dirección del Fray Diego. / EL NORTE

Jaime Bajo da Costa se ha proclamado vencedor de la Olimpiada de Física en el distrito de Salamanca

SILVIA G. ROJO

Su disciplina es la Física y en esta modalidad acaba de proclamarse vencedor de la Olimpiada celebrada en el distrito de la Universidad de Salamanca, que también engloba a las provincias de Ávila y Zamora.

Jaime Bajo da Costa, alumno del Fray Diego Tadeo, tuvo que medirse con otros 86 alumnos en algunos casos de segundo de Bachillerato pero él, en un curso inferior, consiguió imponerse y de este modo, lograr el pase a la fase nacional que tendrá lugar entre el 25 y el 28 de abril, casualmente, en Salamanca. Si pasa ese trámite deberá pensar desde un punto de vista internacional pues se le abrirían las puertas de Tel Aviv o El Salvador, en función del puesto que obtuviera.

La prueba que efectuó para ganar esta Olimpiada reconoce que constaba de ejercicios «bastante complicados», en total, tres problemas y un apartado de tratamiento de datos. «No es solo aplicar la fórmula, es pensar cómo a raíz de las fórmulas puedes sacar el ejercicio cuando tienes demasiadas variables». Desde ese planteamiento, Jaime apela a la «intuición» para lograr el objetivo, «a lo mejor no tengo que hacer lo que he estudiado o lo que hacemos aquí para prepararnos para la PAU (Prueba de acceso a al Universidad) sino más bien pensar y recordar ese vídeo que ví o aquello que leí e intentar aplicarlo».

La constancia del joven es un hecho, pues el profesor de Física tuvo que dejarle el libro de segundo de Bachillerato para abarcar todo lo que iba a entrar en la prueba. Tuvo que leer, hacer ejercicios, ver vídeos y «fui intentando comprender todo lo que leía así que creo que he adelantado un año, el curso que viene debería ir sobre ruedas», bromea.

Su compañeros le dan la enhorabuena y le animan a que siga adelante «a ver si consigo un puesto para ir a la fase internacional» pero también recuerda, y por eso no le pareció la mejor fecha, que mientras recogía el premio el uno de marzo, sus amigos estaban celebrando el inicio del carnaval de 2019 en el Campanazo. «La entrega de premios no estuvo muy bien pensada, hubo una charla muy interesante que si no hubiese coincidido con el Campanazo podría haber ido más gente, se podría haber llegado a más personas».

Esta Olimpiada se promueve desde las diferentes universidades de toda España y la Sociedad Española de Física y añade que «se empezó con la Olimpiada Internacional de Matemáticas y se vio que tenía mucho éxito porque siempre se pensó que se hacían pruebas para los deportes y en cuestión de estudios no había ninguna forma de competir entre los estudiantes a alto nivel y de poder ver cómo vas, quién tiene mejor nivel, si de verdad estás arriba del todo y se empezaron a hacer estas distintas olimpiadas».

Independientemente de las capacidades innatas que este alumno pueda reunir, reconoce que la asignatura y la prueba en sí, «te lo tienes que preparar, claramente, porque sobre todo en Física las fórmulas las puedes llegar a deducir pero a lo mejor para eso necesitas un año entonces lo normal es estudiártelas porque si no tienes que andar con experimentos y es súper engorroso; es algo que ya ha hecho otra gente hace 400 años entonces tú te tienes que estudiar las fórmulas, saberlas entender, aplicar, saber en realidad qué te están diciendo». Su experiencia le dice que «para aprendértelas de memoria te vale con estudiar pero luego sí que tienes que tener una cierta intuición para saber en realidad lo que te están diciendo y saber esas letras a qué se refieren en concreto y qué conceptos engloban».

Los suyo va a mayor y declara que en el caso de las matemáticas «cada vez que veo más, más me gustan». En la mayoría de las ocasiones, suele haber una persona que ha animado a estos alumnos a ir a más y en su caso fue Alfredo Calvo, su profesor de matemáticas el curso pasado y director del Fray Diego en aquel momento. «Alfredo es el que me empezó a decir que fuera a la Olimpiada, a darme más material, libros, y es el que más me ha influenciado, el que más me ha marcado y conseguido que más me motiven las matemáticas».

A pesar de que las letras también se le dan bien, «me gustan más las ciencias» y por si esto fuera poco, Jaime es una persona muy implicada con otros aspectos de su centro y forma parte del grupo de mediadores o está integrado en el denominado Grupo Alerta.

De media estudia unas dos horas todos los días, «también haciendo trabajos, deberes» y anima a todos aquellos que sugieren que las matemáticas no son lo suyo: «Con estudio se saca y las matemáticas a veces se centran en saber resolver una ecuación cuando lo verdaderamente importante es saber qué es una ecuación. En primero de la ESO aprendes a resolverlas y no sabes lo que son hasta cuarto».

De momento, por delante está ese fase nacional de Física y lo que pueda venir y ya adelanta que el año pasado volverá a participar en el certamen.