El folclore protagoniza la festividad de la patrona, Nuestra Señora de la Nieves en Mogarraz

Un grupo de 15 jóvenes ofreció sus bailes a la patrona de Mogarraz ante numeroso público que se concentró en la Plaza./M.J. GUTIÉRREZ
Un grupo de 15 jóvenes ofreció sus bailes a la patrona de Mogarraz ante numeroso público que se concentró en la Plaza. / M.J. GUTIÉRREZ

Por la mañana, el grupo local y, por la tarde, la actuación de La Morana llenan la Plaza Mayor de música y bailes

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDMOGARRAZ

Día grande en Mogarraz y con mucha afluencia de público durante la festividad de Nuestra Señora de las Nieves, patrona del municipio, que fue arropada por cientos de fieles durante los actos religiosos de la mañana, concelebrados por varios sacerdotes, y que contaron con eucaristía seguida de la procesión con la talla de la patrona hasta la Plaza Mayor, donde tuvo lugar el ofertorio. Todo ello amenizado por el tamborilero Ramón Rodríguez Barés, asiduo a esta celebración.

Un ofertorio que se inició con tres mogarreñas, una de las cuales llevaba la tradicional cuartilla a la cabeza, para continuar con la entrega de donativos por parte de los vecinos, que dieron paso al ofertorio del grupo de baile local, que este año estaba formado por 15 jóvenes (14 danzarines más el tonto de la danza) con edades comprendidas entre los 8 años, de la niña más pequeña, hasta los 29 de la mayor; entre ellos, destacar que había cuatro chicos más dos chicas vestidas con traje masculino.

Grupo que entregó también sus donativos a la patrona, para después echar sus relaciones a la Virgen. Algo que hicieron las dos jóvenes vestidas de 'chico' muy emocionadas y el joven que ejercía de tonto de la danza. La primera de ellas recordó que el día de la Virgen de las Nieves es una jornada de «mucho sentimiento a flor de pie» y de «nervios» desde el primer toque de tamboril. Y como una de las veteranas del grupo pidió que «no se pierda esta tradición», además de pedir por su familia, amigos, por la salud y estudios. También aprovechó para agradecer al tamborilero que «nos acompañe un año más», en un día «en el que somos los protagonistas».

La segunda de las chicas, por su parte, señaló que se presentaba ante la Virgen con «los zapatos del mejor zapatero del mundo y de la mejor bordadora» que le enseñaron que «ser mogarreña es un orgullo», para pasar a pedir por su familia y manifestar lo «feliz y orgullosa» que se sentía porque «la tradición permanecerá» con los jóvenes danzarines.

Tras la relación del tonto de la danza, comenzaron los bailes con la cruz, para continuar con el corro; tras lo cual y antes de que bailasen el ramo y los paleos, Teresa Hernández dedicó una poesía a la Virgen, que fue muy aplaudida, y que finalizó pidiendo que «el año que viene estemos aquí todos otra vez».

Acabados los bailes y dejada a la Virgen en la iglesia parroquial, tuvo lugar el tradicional convite a base de bizcochos y sangría en la casa parroquial.

Y si por la mañana el grupo folclórico local fue el protagonista, por la tarde sería el grupo zamorano La Morana el que llenara con sus bailes y su música la Plaza Mayor de Mogarraz, centrando así el folclore una jornada que finalizó con verbena.

Hoy serán los toros los que protagonicen la jornada, ya que por la mañana se irán a buscar a la finca Los Talayos, en Ciudad Rodrigo, y por la tarde tendrá lugar el festival taurino con la participación del novillero Jesús Mejías de Almorox, de Toledo, y capea de vaquillas incluida.