La Florida se abrirá «en breve» en Ciudad Rodrigo tras un año de obras y meses de retraso

Zona de juegos y el denominado aguaducho del parque de la Florida donde se aprecia que los bancos todavía están tapados con plásticos./S.G.
Zona de juegos y el denominado aguaducho del parque de la Florida donde se aprecia que los bancos todavía están tapados con plásticos. / S.G.

Según fuentes municipales se ha llegado a un acuerdo con el constructor para la recepción parcial de la actuación

S.G.CIUDAD RODRIGO

El tres de septiembre de 2018, lunes para más señas, tuvo lugar el inicio oficial de las obras de remodelación del parque de la Florida de Ciudad Rodrigo.

Previamente se había convocado un concurso de ideas para la presentación de proyectos que derivaron, tras conocerse el ganador, en otro proceso de adjudicación para la ejecución de las obras. Fue una empresa de Ávila la que consiguió hacerse con la actuación pues presentó una oferta con una reducción de 35.331 euros, un 12,27 % de rebaja sobre el precio de salida, por un total de 252.694 euros (IVA incluido). La obra debería haberse concluido a 31 de diciembre de ese mismo año según los plazos establecidos pero a día de hoy, un año después, la obra no se ha terminado en su totalidad aunque parece que en los próximos días habrá novedades.

Según fuentes municipales, ya se ha llegado a un acuerdo con la empresa adjudicataria para la recepción parcial de la obra, es decir, a falta de algunos remates, el emblemático parque podrá abrirse al público.

Por otra parte, esto permitirá el cobro de algunas de las empresas locales a las que se recurrió el pasado mes de enero para que la acometida siguiera avanzando. En el momento en el que se decida que se puede seguir adelante con lo que falta, se volverá a vallar la zona.

La idea

De manera general, la obra pretendía «potenciar» los valores de La Florida, tal y como se pudo escuchar al arquitecto, Emilio Sánchez, durante la presentación de la actuación. La idea que se ha llevado a cabo y que, a pesar de no estar concluida así se aprecia, es la de un parque «con mucho verde, pero más ordenado».

La fuente central es otro de los lugares de referencia del espacio y en la que confluyen dos grandes caminos. A pesar de que en la misma no se ha efectuado ningún tipo de actuación, sí que se contempla la colocación de un banco perimetral cuyo material van pasando los meses y no acaba de llegar. Esa sería una de la partes pendientes.

La obra ha supuesto la retirada de algunos árboles, «los de menor calidad ambiental», aunque en algún momento sembrara las dudas en la entonces oposición del Partido Popular. Hay arbustos que han sido trasladados a viveros, otros se han sembrado para conseguir mayor armonía en todo el parque.

Toda esa teoría y esas acciones discurrían mucho más lentas de lo previsto en la práctica y por eso en enero, el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo decidió que empresas locales se encargaran de varias tareas que correspondían, originalmente, a la adjudicataria.

Los avances tampoco fueron suficientes, hay aspectos que solo podía resolver la empresa original y, entre tanto, el Consistorio cambió de siglas y el equipo de Gobierno recibió una «herencia envenenada», como se ha podido escuchar en más de una ocasión el alcalde, Marcos Iglesias Caridad.

La cuestión está en que todo aquel que pasa por la zona se queda en cierta medida admirado pues da la impresión que, a falta de pocos remates, la obra está terminada. No es la realidad.

Posibilidades

La última decisión del equipo de Gobierno con respecto al adarve de la muralla (terminar la actuación con personal municipal), podría dar pie a pensar que esa misma salida se diera a La Florida y aunque en algún momento se puso sobre la mesa, a día de hoy está descartado.

El propio Iglesias ha asumido en más de una ocasión que la situación de esta obra era «complicada», aunque siempre ha insistido en que «el Ayuntamiento lo que quiere es ser cauteloso preservando los derechos económicos, entonces, o asumimos más costes y no sabemos si los vamos a recuperar o esperamos un poco a ver si la empresa responde». Y parece que finalmente así será, que la empresa va a responder, de momento, casi en su totalidad.

La obra no está acabada, entre otras cosas porque falta el granito de la fuente y de los bancos, lo que supone un coste de 12.000 euros pero que, lógicamente, no es algo imprescindible para abrir al zona.

La posibilidad definitiva y que en los próximos días se dará a conocer, aunque originalmente parecía alejada de los planteamientos técnicos, es la de recepcionar de manera parcial la obra con ese doble objetivo de abrir el espacio al público en general y de poder solventar las deudas adquiridas con otras empresas. De cualquier modo, ha pasado un año desde que se inició la obra y acumula ocho meses de retrasos.