El 8,76% de la financiación de la Diócesis procede de los fieles

Feligreses duran una celebración religisoa en la iglesai de San Sebastián./LAYA
Feligreses duran una celebración religisoa en la iglesai de San Sebastián. / LAYA

Las colectas y otros donativos suponen para las arcas diocesanas el ingreso anual de cerca de 500.000 euros

L.S. / R.R.SALAMANCA

El cepillo habitual situado en los templos religiosos, así como el cestillo que de forma semanal se ofrece a los fieles que acuden a la misa dominical, recaudó a lo largo del año 2017– son los últimos datos oficiales que maneja el Obispado– cerca de cinco millones de euros –exactamente 489.000 euros, es decir, un 8,76% del total– en las iglesias ubicadas en la circunscripción correspondiente a la Diócesis de Salamanca. Precisamente, a este loable propósito han comenzado a contribuir desde hace una semana los atriles electrónicos colocados en San Martín,San Sebastián y la Purísima.

Por otro lado, también se mantienen las suscripciones, que son las colaboraciones periódicas que los fieles tienen contratadas con la Diócesis. En este caso, desde hace un par de años se aboga por que las realicen a través de Internet, mediante el portal web donoamiiglesia.es. Aquí el feligrés puede elegir la parroquia a la que quiere realizar el donativo, a la Diócesis correspondiente o, incluso, a la Conferencia Episcopal, y seleccionar el importe a entregar, con un máximo de mil euros. Tiene además la opción de precisar si el donativo es solo una vez o, si en cambio, prefiere domiciliarlo con una cuota periódica para contribuir con esa cantidad todos los meses.

En el año 2017 la Diócesis de Salamanca tuvo unos ingresos totales de 5.586.608 euros. De ellos, el citado 8,76% se corresponde con las aportaciones de los fieles, suscripciones y colectas para otras entidades de la Iglesia católica. El 43,98% de los ingresos llegaron a las arcas diocesanas vía IRPF al insertar el ciudadano la Xen la casilla destinada a la Iglesia en los impresos de la declaración de la renta. El 42,99% se refiere a ingresos de patrimonio y otras actividades (alquileres de inmuebles y actividades financieras y económicas), un 1,71% fueron otros ingresos corrientes en concepto de servicios y subvenciones públicas y, finalmente, un 2,56% fueron ingresos extraordinarios, como subvenciones de capital.