La figura del interlocutor policial sanitario reduce las agresiones en este semestre

Reunión con los responsables sanitarios de la provincia, en la Comisaría de la Policía Nacional. /LAYA
Reunión con los responsables sanitarios de la provincia, en la Comisaría de la Policía Nacional. / LAYA

La Policía Nacional registró dos casos de delito en los centros salmantinos hasta el 12 de junio

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

A punto de cumplirse un año de la entrada en vigor de las nuevas medidas policiales frente a las agresiones al personal sanitario, que supuso la creación de la figura del interlocutor policial sanitario en todas las provincias, los impulsores hacen balance del camino recorrido hasta ahora en la provincia de Salamanca.

El interlocutor policial nacional sanitario, el comisario Javier Galván, mantuvo ayer una reunión tanto con los responsables de este sector (que tuvo lugar en la nueva sala de la Comisaría Nacional), como con los profesionales del Complejo Asistencial y del Hospital de la Santísima Trinidad.

En relación a la situación de la provincia, este responsable reconoció que Salamanca es una ciudad «segura», y que la situación no es tan grave como en otras ciudades españolas, caso de La Coruña o Cádiz, que encabezan el mayor número de conflictos. «En este primer semestre del año, hasta el 12 de junio, solo se han producido dos agresiones en el ámbito de la Policía Nacional, mientras que en el último trimestre de 2017 fueron 30 lesiones», recordó el comisario Galván.

En Castilla y León se han producido 14 agresiones en el primer semestre de este año

En ese sentido, con esos datos en la mano, este responsable resaltó que los compañeros de la Policía Nacional de Salamanca «lo están haciendo bien, y la sociedad salmantina no es agresiva». Otro dato que también resaltó fue el número de hurtos y robos con fuerza que se han producido en los centros sanitarios de Salamanca, hasta un total de 11, «hay más robos que agresiones, no es un problema de seguridad, la Policía Nacional lo está haciendo bien».

En este sentido, Javier Galván recordó la diferencia en el caso de una agresión, de lo que supone un delito respecto a un comportamiento incívico. «Un insulto es una agresión pero no a nivel delictivo, y nuestras unidades de seguridad ciudadana cuando acuden a un acto incívico en el que también ha habido destrozos, aplican la Ley de Seguridad Ciudadana no el Código Penal, que se aplica en los delitos que se comenten contra los funcionarios», argumentó el interlocutor nacional. En esos casos de comportamiento incívico, levantan acta y proponen una sanción a esa persona. Y aunque den respuesta a esos comportamientos, «nos preocupa el delito».

En Salamanca han catalogado un total de 17 centros sanitarios de alto riesgo

Con la creación de la figura del interlocutor policial sanitario se ha reforzado el papel de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado frente a las agresiones de estos profesionales, tanto con la participación de la Policía Nacional como de la Guardia Civil.

En Castilla y León, en el primer semestre se han recogido por parte de la Policía Nacional un total de 14 agresiones a fecha de 12 de junio, de las cuales son dos de Salamanca. En cuanto al perfil habitual de las víctimas, ocurren más casos de mujeres, «con una diferencia mínima con los hombres», en especial, al personal de enfermería, con edades comprendidas entre los 36 y 55 años.

El comisario Galván puntualizó que el mayor número de agresiones no se produce ni de noche ni en el servicio de Urgencias, como la población puede creer, «sino que lo habitual es de martes a jueves, de 10:00 a 12:00 o de 14:00 a 18:00 horas, en las consultas hospitalarias».

En cuanto a las causas, en primer lugar (un 40% de las agresiones), se produce por discrepancias en la atención médica, seguido de discrepancias personales, no recetar lo propuesto por el paciente o el mal funcionamiento del centro, entre otros motivos.

El Ministerio del Interior ha adaptado 'Alercops' para las necesidades del personal sanitario

Tras nombrar a los interlocutores policiales sanitarios territoriales (54 en total), que en el caso de Salamanca es el inspector David Mateo, el siguiente paso fue crear un censo de los centros sanitarios existentes en la provincia, con un total de 35 (6 de ellos en Béjar), que han sido catalogados según su nivel de riesgo:alto (17), medio (13) y bajo (5), que se determinan en función de diversos indicadores, como por ejemplo, los que reciben más volumen de pacientes, la zona donde esté o como aclaró Galván, «en función de si tienen medias o no de seguridad privada». Entre los centros con nivel alto de riesgo se encuentran el hospital Clínico, el Virgen de la Vega, la Santísima Trinidad, las Urgencias de Atención Primaria (SUAP de la calle Valencia», o el de San José, donde se han producido algunas de las agresiones más graves de los últimos meses».

Otro de los pasos dados ha sido incluir estas incidencias en el sistema estadístico de criminalidad de la Policía Nacional, «adaptado a este sector», pero que tienen que considerarse como delitos. Las cifras reales han comenzado a recogerse en este sistema en el mes de octubre. A lo largo de estos meses, la figura del interlocutor policial sanitario de Salamanca ha mantenido un total de 25 contactos con responsables de los diferentes centro sanitarios de la provincia, «en menos de un año», y seguirán manteniendo esas reuniones siempre.

De cara a un futuro a corto plazo, en los próximos meses, en el Ministerio del Interior se adaptará para los profesionales sanitarios un sistema específico de aviso ante una situación de peligro a través de la aplicación del móvil denominada 'Alercops', que puede ser descargada por cualquier ciudadano, aunque ayer en esta reunión con los responsables sanitarios de la provincia reconocieron que tiene poca incidencia en la actualidad en Salamanca.

Cuando un ciudadano se da de alta en esta aplicación queda geolocalizado por el Ministerio del Interior (Policía Nacional y Guardia Civil), y ante una situación de peligro puede darse aviso a través de dicho sistema. En el caso de los profesionales sanitarios, se darán de alta con su número de colegiado, y a partir de ese momento estarán también localizados, y si se produce un aviso, la sala del 091 de la Policía Nacional, «sabrán dónde están posicionados».

La novedad más importante para los profesionales sanitarios en 'Alercops' será que en los próximos meses tendrán la oportunidad de avisar de un riesgo en tiempo real sin necesidad ni de escribir ni de realizar una llamada:«Basta con que pulsen tres veces sobre el icono de la aplicación, aunque el teléfono esté bloqueado, porque se generará un audio de 15 segundos que se recibirá en la sala de coordinación de la Policía Nacional, que el operador escuchará y actuará en consecuencia según la situación», relató Galván.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos