El festival Luz y Vanguardias atrae a artistas de 14 países y consolida su imagen internacional

El alcalde, Carlos García Carbayo, en la presentación del festival. /LAYA
El alcalde, Carlos García Carbayo, en la presentación del festival. / LAYA

Comenzará el 13 de junio y se prolongará cuatro días, con proyecciones sobre la Plaza Mayor, la Catedral Nueva, el Patio de Escuelas y la superficie del río

D. BAJO / WORDSALAMANCA

Luz y Vanguardias ha tardado sólo tres años en convertirse «en un gran festival internacional» y en un evento cultural «único, abierto y participativo» con importantes repercusiones en el turismo y la economía locales. Así presentó ayer el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, la IV edición del Festival Luz y Vanguardias, que este año se celebra durante cuatro días, del 13 al 16 de junio, en otros tantos escenarios de la ciudad: la Plaza Mayor, el Patio de Escuelas, la plaza de Anaya y, como gran novedad, el río Tormes. Las exhibiciones de imagen y sonido comenzarán a las 22:45 horas.

El Festival Luz y Vanguardias es una baza importante para el turismo de Salamanca. Este sector necesita alternativas y «renovarse» para seguir atrayendo visitantes. Luz y Vanguardias «proyecta la imagen de Salamanca, multiplica las pernoctaciones y eleva el torno cultural» de la ciudad. La capital rozó el 100% de ocupación durante el festival de 2018 y las consultas en la oficina de turismo se dispararon. El Ayuntamiento lanzará una campaña de promoción en Madrid y en las ciudades cercanas a Salamanca para intentar incrementar las cifras de asistencia registradas en 2018.

Secciones

El festival tiene varias secciones: la oficial, las creaciones de los estudiantes de Bellas Artes y las obras de los artistas invitados, a las que hay que sumar las actividades del programa '+ Luz' en diferentes espacios artísticos y culturales de la ciudad.

El director del festival, Alberto Mariñas, explicó que el certamen está poniendo el acento «en la internacionalización» y que la sección competitiva cada vez atrae a más artistas extranjeros. Este año concurren un total de 27 obras de artistas de 14 países, entre ellos varios asiáticos y americanos. «Es un paso importante. Hace cuatro años no lo habríamos creído», añadió. Luz y Vanguardias «es el instrumento perfecto para impulsar la imagen de Salamanca en el mundo». El festival «pone un ladrillo más» en la campaña internacional de la ciudad.

Salamanca rozó el 100% de ocupación hotelera durante el certamen de 2018

El concurso concederá dos premios en su sección oficial. El del jurado, dotado con 15.000 euros, y el del público, con 3.000. Quien obtenga el premio del jurado, además, competirá en el festival internacional iMapp de Bucarest, al que sólo concurren los ganadores de una selección de certámenes internacionales. Si fuese una competición de fútbol sería la Liga de Campeones.

Las piezas que compiten en el certamen oficial se proyectarán en la Plaza Mayor, como el año pasado. Las obras de los estudiantes universitarios se mudan de la Casa de las Conchas al Patio de Escuelas. Los organizadores explican que es un entorno más apropiado y que así se evitarán aglomeraciones en la Rúa Mayor.

Finalmente, los artistas invitados de este año son Javier Riera, que proyectará sus creaciones sobre la Catedral Nueva; y José Manuel Ballester, que lo hará en el Tormes. Éste se convertirá «en un nuevo lienzo» sobre el que plasmar las creaciones artísticas y «en la calle más importante de Salamanca» durante los cuatro días del Festival, en palabras del alcalde. La exhibición del Tormes podrá verse desde el puente Enrique Estevan.

Riera estudió Bellas Artes en Salamanca, ha expuesto en museos como el Reina Sofía y basa su trabajo en las proyecciones de luz geométrica. Ballester es Premio Nacional de Fotografía. La comisaria del festival, Lorena Martínez del Corral, les definió como «creadores españoles de gran reconocimiento internacional y magnífica trayectoria» que se suman a «una lista que acumula ya, tras cuatro años, nombres y propuestas muy notables para el arte contemporáneo nacional y mundial».

El programa '+ Luz' complementa a las exhibiciones de imagen y sonido sobre los monumentos de la ciudad. Participan el DA2, el Espacio Nuca, la Fundación Venancio Blanco, La Salchichería y, como novedad, se suma el Museo de Historia de la Automoción. Cada uno organizará varias actividades culturales y expositivas en paralelo a Luz y Vanguardias. Los organizadores adelantaron que «se está estudiando» la posibilidad de que el Museo de Automoción pueda abrir por las noches para ver desde allí la proyección sobre el río.

Dividendo social

El asesor de la Presidencia de Iberdrola, Luis Gómez, también participó en la presentación, ya que esta compañía fue la gran impulsora del certamen. Gómez consideró «acertada» la apuesta de la compañía eléctrica en 2016 por «un proyecto muy importante para Salamanca que, además, encaja con la política social corporativa de Iberdrola de apoyar el arte y las iniciativas culturales».

«Luz y Vanguardias es un motor cultural pero también económico y turístico», recordó Gómez, para quien el apoyo de Iberdrola al Festival se enmarca en un proyecto más amplio de «dividendo social» por el que la compañía participa en acuerdos con el Parque Científico de la Universidad de Salamanca o realiza la iluminación interior de la Catedral Nueva de Salamanca, acompañando con estas acciones su actividad habitual como empresa.