El festejo taurino de las fiestas atrae a público de diferentes municipios

Primer novillo de la tarde del festejo taurino celebrado ayer en Sotoserrano./M. J. GUTIÉRREZ
Primer novillo de la tarde del festejo taurino celebrado ayer en Sotoserrano. / M. J. GUTIÉRREZ

Los vecinos despedían ayer sus celebraciones patronales aunque en dos semanas volverán a vestirse de gala en honor al Cristo

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORD

Los vecinos de Sotoserrano decían ayer un 'hasta luego' a las fiestas en el municipio ya que, aunque ayer era el último día de las fiestas patronales en honor a San Ramón Nonato, en apenas dos semanas estarán disfrutando de las fiestas del Cristo, que tienen lugar cada año entorno al 14 de septiembre, festividad de la Exaltación de la Cruz.

La despedida festiva, de momento, llegaba ayer con la jornada taurina por excelencia. Un día que se iniciaba con la misa por los difuntos de Sotoserrano y que contaba por la mañana con pasacalles de cabezudos acompañados por la charanga local El Bombazo.

Por la tarde, el festejo taurino fue el protagonista, que atrajo hasta el municipio a personas de diferentes localidades serranas, aprovechando sobre todo que este año los toros coincidían en fin de semana. Pero antes de iniciarse la novillada, los bailes típicos no faltaron en la Plaza Mayor de Sotoserrano ni tampoco el reparto de sangría, como es costumbre en este pueblo.

Y a las seis de la tarde se daba salida al primero de los tres novillos de la tarde, pertenecientes dos de ellos a la ganadería Manuel Gimeno y el tercero a Carreros de Fuenterroble, siendo el novillero Álvaro Mejías y su cuadrilla los encargados de lidiarlos, ante el numeroso público que llenaban balcones, talanqueras y cualquier sitio que les permitía ver el festejo; hasta encima del camión donde se encontraban los toros se podía ver gente colocada para seguir mejor el desarrollo de la novillada.

Por la noche, la fiestas patronales iniciadas el pasado miércoles, 29 de agosto, se despedían con verbena popular, en cuyo primer descanso hubo bingo, que como ocurrió por la tarde, contó con la asistencia no sólo de vecinos y veraneantes sino de muchas personas de los municipios más cercanos, que disfrutaron de la música y del buen ambiente de Sotoserrano hasta altas horas de la madrugada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos