Las ferias del aceite y de maquinaria, reclamos para dar a conocer la zona de Vilvestre

El aceite volverá a ser este año protagonista en la Feria del Olivar de Vilvestre, al igual que en ediciones anteriores. /I. JIMÉNEZ
El aceite volverá a ser este año protagonista en la Feria del Olivar de Vilvestre, al igual que en ediciones anteriores. / I. JIMÉNEZ

Ambas tendrán lugar mañana, sábado, desde las once de la mañana hasta las seis de la tarde con conferencia y cata incluidas

M.J. GUTIÉRREZ / WORDVILVESTRE

El Ayuntamiento de Vilvestre, municipio que forma parte del Parque Natural Arribes del Duero, vuelve a organizar mañana, sábado, su Feria Transfronteriza del Aceite y del Olivar, que cumple ya su duodécima edición, la cual se verá complementada por segundo año consecutivo por la Feria Transfronteriza de Maquinaria para el Olivar, un certamen que desean que año tras año se vaya consolidando, al igual que la primera, para entre ambas dar a conocer más en profundidad el mundo del olivo y las herramientas para la olivicultura.

Se podría decir, además, que ambas ferias se han convertido en el reclamo más importante para dar a conocer esta zona de la provincia salmantina.

Como recuerdan desde el Ayuntamiento de Vilvestre, presidido por Manuel Domínguez Hernández, «continuamos trabajando en los mismos objetivos que desde el inicio de nuestra andadura: la promoción y valorización de nuestro aceite, y del resto de productos derivados de la olivicultura». De esta forma, la feria contará con una veintena de expositores, una cifra que cada año va en aumento, ya que se ha pasado de la docena que hubo en 2017 a alrededor de 20 en esta ocasión, al igual que el año pasado, en los que se podrán adquirir todo tipo de productos relacionados con el aceite y el olivar, ya que además de aceite habrá otros productos como aceitunas, cosméticos elaborados con aceite de oliva, artesanía de madera de olivo, herramientas, quesos en aceite o maquinaria para la olivicultura.

Ambas ferias se ubicarán en la plaza del Rollo y en la calle San Sebastián, ya que como señalan desde el Ayuntamiento «cambiamos a un sitio más amplio para aumentar el número de estands y así contar con un número mayor de participantes dedicados a la comercialización de aceite, productos relacionados con el olivo y maquinaria para el olivar».

Por su parte, la charla y la cata de aceite que se incluye en el programa se desarrollarán en el Centro de Agrodiversidad. Y es que todos los años se incluye alguna conferencia con el fin de concienciar al público asistente de la importancia del olivar y también para dar una formación que es necesaria con el fin de adaptarse a los nuevos tiempos. De esta forma, la charla de este año versará sobre el aceite ecológico de calidad y a continuación se ofrecerá una cata dirigida por una experta en la materia con el fin de enseñar a identificar ese aceite ecológico.

Y es que, como recuerda el alcalde, «algo característico de la Feria del Aceite es que pretende fomentar la cultura del olivar, que en Vilvestre es muy antigua y queremos que se mantenga y se conserve, pero a la vez unirla a las novedades y a las circunstancias del territorio en el que estamos con el fin de conseguir mejores productos y de mayor calidad. Por ello, a lo largo de las diferentes ediciones de la feria hemos organizado charlas y ponencias que han servido a los vecinos y habitantes de la zona a seguir mejorando, e incluso a cambiar en algunas cosas la forma de actuar y trabajar los olivos y la producción de aceite».

Además, este año como ya ocurriera en la edición pasada, se entregará un obsequio identificativo de las dos ferias por la compra de productos hasta finalizar existencias, con el fin de ayudar a generar más ventas en los expositores participantes.

Hay que señalar, como siempre recuerda el alcalde de Vilvestre, que estas ferias también son una forma de dar a conocer el municipio. «Desde hace tiempo en el Ayuntamiento de Vilvestre hemos apostado por la agricultura ecológica ligada al turismo para mantener población y ver si se puede tener futuro en el territorio. Por ello, la feria es un primer contacto con el municipio, al que hay que volver para visitar sus museos, hacer un viaje en barco o sus rutas de senderismo. Estamos preparados para ofrecer un fin de semana o una semana completa de actividades diferentes para quienes nos visite», explica Manuel Domínguez, quien desea que las ferias sean un éxito de público como lo fueron en la edición pasada.

Respecto al cultivo del olivar en la zona de Arribes, el primer edil es de la opinión de que «estamos en una fase en la que el olivar se sigue manteniendo en Vilvestre pero en las zonas con acceso fácil, como son a las que se llega por la carretera de los Olivares, pero en el resto de sitios se pierde porque tienen un acceso complicado. Las caballerías han dejado de existir y sólo donde se llega con la maquinaria se continúa cultivando. Aun así, se puede rentabilizar porque el terreno y el tiempo es propicio para ello; y esto ayudaría a frenar la despoblación».

Como también lo haría el hecho de comercializar el aceite que se produce en la zona, pues «se trata de un producto de calidad, elaborado con la variedad manzanilla, que es la más típica de la zona, es un producto bueno que se podría comercializar, pero se necesitaría el apoyo de las administraciones para impulsar su mantenimiento, que además ayudaría a fijar población y a conservar la biodiversidad existente. En los despachos se hacen muchas cosas pero hay que pisar el territorio y ver que hay que mantener la biodiversidad, hay que cuidar la naturaleza y con ello evitar los incendios forestales. Es primordial que las administraciones pongan en valor los territorios, lugares como éste con una orografía complicada y en los que no sólo se dan aceitunas sino también almendras... Además, hay que recordar que somos Parque Natural y Reserva de la Biosfera gracias a que los habitantes de esta zona han sabido mantener y conservar el territorio y la biodiversidad», concluye Manuel Domínguez.