Las familias salmantinas gastan 2.406 euros anuales de media en comer fuera de casa

Ya sean por motivos de trabajo, o las comidas y cenas en fines de semana o en vacaciones, el estudio recoge el gasto en cualquier comida fuera de casa /LAYA
Ya sean por motivos de trabajo, o las comidas y cenas en fines de semana o en vacaciones, el estudio recoge el gasto en cualquier comida fuera de casa / LAYA

La partida destinada a restauración crece en unos 200 euros, siendo la salmantina la tercera provincia de la región con más gasto

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

Los hogares salmantinos se gastan 2.406 euros al año de media en comer y cenar fuera de casa, una cifra que supone un incremento del nueve por ciento respecto al año anterior. Así lo muestran los últimos datos facilitados por el Grupo AIS, empresa especialista en la aplicación de inteligencia artificial a sectores como el marketing, basándose en sus indicadores Habits Big Data de 2017. Hay que señalar, que la inversión es únicamente en alimentos, ya que no se incluyen las bebidas.

La provincia salmantina se sitúa ligeramente por debajo de la media que se destina en Castilla y León a la restauración (2.443,78 euros anuales), siendo la tercera, tras Valladolid y Burgos, que más destina a comer fuera de casa; 2.776 euros se gastan los vallisoletanos, mientras que los burgaleses 2.574 euros. Al lado contrario, se sitúan Palencia y León, con 2.246 y 2.262 euros, respectivamente, cifra muy similar al gasto de los segovianos y zamoranos. Los abulenses y los sorianos se sitúan en el medio, con unos cien euros más al año gastado en restauración.

La tendencia confirma un incremento del gasto en esta partida en casi todas las provincias, ya que los salmantinos nos gastamos casi 200 euros más en comer y cenar fuera que en 2016, lo que supone un aumento del nueve por ciento, al pasar de 2.207,88 euros a 2.406,15; situándonos cerca de la media regional, donde fue de un 9,5 por ciento (223 euros más). Los leoneses fueron los únicos en los que descendió el gasto en restauración, aunque muy ligeramente, solo el 0,7%.

El crecimiento más acusado se ha dado se ha dado en las provincias que más partida destinan a comer y cenar fuera de casa, es decir, Valladolid y Burgos. Así, en la provincia de Valladolid el incremento es del 18% respecto al año anterior, es decir, de media las familias vallisoletanas se gastan 423 euros más, mientras que en Burgos el aumento es del 13,2%, casi 300 euros más. Los zamoranos y los sorianos también gastaron más, 264 y 254 euros más que el año anterior, un 13 y un 12%.

En cuanto al conjunto de España, los salmantinos destinamos a comer fuera 176 euros menos que la media de los españoles, donde se sitúa en 2.582,09 euros anuales. Sin embargo, la diferencia ha descendido respecto al año anterior, que se acercaba a los 200 euros. El gasto medio por hogar en restauración aumentó de media en España un 7,5% más respecto a 2016, pero cerca de un 29 por ciento más que en 2013, año en el que la inversión de las familias en comer fuera fue la más baja de la década.

Dejando a un lado la media nacional, donde hay importantes diferencias entre unos lugares y otros, los salmantinos nos gastamos más de mil euros menos al año menos (1.029) que los navarros en comer fuera de casa, ya que estos destinan 3.435 euros. Al contrario, a los tinerfeños, que son los que menos gastan (1.750 euros), los superamos en 656 euros.

Y si los hogares navarros son los que más gastan en comer y cenar fuera, las familias vascas les siguen muy de cerca; comenzando por las alavesas que destinaron 3.230 euros, las de Bizkaia (3.135) y las guipuzcoanas (3.055). Madrid es la quinta provincia con mayor gasto en restauración (3.030) y la que cierra el ranking de las que superan los 3.000 euros.

Otros que presentan un gasto medio bastante superior a la media son los hogares de Baleares, que invierten algo menos de 2.900 euros y los de Murcia, que superan ligeramente los 2.800 euros.

Al lado contrario se encuentran las provincias Canarias. En Tenerife y Las Palmas las familias apenas destinan entre 1.750 y 1.760 euros de media a comer fuera de casa. Otros de los registros más bajos se dan en Badajoz (1.870), Cáceres (1.905), Cuenca (1.915), Ourense (1.975) y Albacete (1.992).

En definitiva, la provincia salmantina se sitúan en la mitad más o menos, entre las que menos y más destinan a restauración.

La tendencia en el último año analizado ha sido a incrementar el gasto en esta partida en la mayoría de las regiones y provincias. El crecimiento más acusado se ha dado en las comunidades de La Rioja y Andalucía, con cerca del 15 por ciento, pasando en ambos casos de cifras que rondaban los 2.290 euros a estar entre los 2.625 y los 2.650 euros. La tercera es la Región de Murcia, donde el aumento del presupuesto familiar destinado a restauración ha subido un 13,6 por ciento superando los 2.810 euros. Tras ella, Galicia, Navarra, Asturias, Cataluña y Cantabria todas con crecimientos entre el 10% y el 12,5%.

A nivel de provincias, son Lugo, Jaén, Ourense, Valladolid y Sevilla los lugares donde las familias más han incrementado su gasto en comer fuera de casa. Sin embargo, la media ha descendido en algunas regionales, donde más en Guadalajara(12,3 por ciento), seguida de Huesca (10,8) y Albacete (9%).