Los expertos llegan a cifrar entre un 15% y un 20% los alumnos con altas capacidades

Joaquín Coelho posa con las responsables de Atenea. /LAYA
Joaquín Coelho posa con las responsables de Atenea. / LAYA

La asociación Atenea, que ha constituido una Escuela de Padres, asegura que hay muchos más casos que los detectados por la Consejería de Educación

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

La Asociación de Apoyo a las Altas Capacidades (Atenea) ha puesto en marcha su propia Escuela de Padres, con el fin de apoyar a las familias de estos alumnos mediante la celebración de una sesión monográfica con periodicidad mensual. Ayer organizó una sesión monográfica en el local del Espacio de Participación Ciudadana ubicado en la calle Corregidor Caballero Llanes, que fue impartida por Joaquín Coelho, director del Centro de Atención Psicológica de Salamanca y experto en reeducación pedagógica en altas capacidades.

La presidenta de Atenea, Silvia Carlota Calvente, desmitifica muchos de los estereotipos que imperan sobre los escolares con altas capacidades, puntualizando que se dan todo tipo de perfiles, igual que sucede con el resto de los niños. «Hay niños con altas capacidades a los que solo les gusta el ajedrez, pero a otros les gusta jugar al fútbol y practicar diferentes deportes, hay casos de niños que se portan muy bien y otros son unos trastos, los hay que son muy abiertos en su carácter y otros son más retraídos y los hay que son muy estudiosos y otros no», resalta la presidenta de Atenea a la hora de desmontar los tópicos que proliferan sobre este segmento de la población.

Oficialmente la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León tiene cifrados 40 casos de alumnos con altas capacidades en el conjunto de la provincia de Salamanca, lo que representaría un ínfimo 0,6%. Sin embargo, solo en Atenea están asociados 30 niños con sus familias, de lo que se desprende que el número real es mucho mayor, según recalca Calvente. «Si se manejara la definición más realista, estaríamos hablando de un 2%, pero hay expertos que están planteando porcentajes que oscilan entre el 15% y el 20% del alumnado».

Tres modalidades

Este particular baile de porcentajes se produce cuando se tienen en consideración o no las diferentes modalidades de las altas capacidades, dado que bajo esta denominación se encuadran tres grandes perfiles, como son los llamados talentos simples –el caso de un niño o de una niña que demuestra una alta capacidad en una asignatura concreta con notas muy elevadas y fracasa académicamente en otras–, los talentos complejos y, finalmente, los superdotados.

Otra cuestión que afecta a este tipo de estudiantes es la conveniencia o no de que puedan adelantar su curso su formación con respecto a otros niños de su edad dadas sus dotes, una cuestión que implica un complejo proceso de informes y que debe ser autorizado por la Consejería de Educación. Calvente apunta que «hay que tener en cuenta que cada niño madura de forma diferente y , desde luego, la fecha de nacimiento no tiene por que imponer cómo se relaciona un niño y con quién».