Examen patrimonial en las Agustinas

Cartel en la iglesia criticado por los patrimonialistas. /WORD
Cartel en la iglesia criticado por los patrimonialistas. / WORD

Crítican la colocación de un cartel en la iglesia y advierten de la humedad del convento

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Asociación de Ciudadanos en Defensa del Patrimonio criticó ayer la situación de la plaza de las Agustinas y de algunos de los monumentos que la integran, como la iglesia de La Purísima o el convento de las religiosas anejo.

La agrupación explicó que el citado conventos de las Agustinas «dispone de unas dependencias, junto a la Iglesia de la Purísima» cuyo acceso está enmarcado en una «monumental fachada labrada situada al norte, la cual está protegida de las aguas pluviales del tejado por un canalón con bajantes».

El problema, según los patrimonialistas, es que «el canalón en cuestión presenta deficiencias y está humedeciendo la fachada en diversos lugares probablemente por encontrarse obstruido, como así denota la vegetación que ha crecido en el interior del mismo».

Estas humedades «no sólo están dañando irremediablemente la piedra arenisca de la fachada del convento» sino «también a elementos artísticos como el escudo que ahí se sitúa o la fachada de la Iglesia de la Purísima, proliferando 'el verdín' al situarse al norte y mantener la humedad». Así las cosas, han pedido que los técnicos de las administraciones «realicen las comprobaciones oportunas respecto a los hechos expuestos a fin de que se inste a la propiedad de este bien patrimonial a solventar las deficiencias descritas, a restaurar la fachada contando con profesionales especializados y experimentados y a informar periódicamente de las labores de mantenimiento realizadas con el fin de que esta situación no vuelva a repetirse y así asegurar la conservación íntegra del patrimonio histórico, artístico y cultural».

Quejas

La asociación también criticó ayer la «pancarta grande y llamativa» de la rejería de la fachada principal de la iglesia de la Purísima. Este hecho «no es ninguna novedad ya que es habitual ver pancartas ahí colgadas, pese a las denuncias trasladadas a la Junta de Castilla y León» por parte de la Asociación, ya que la Junta es la administración con competencias en materia de patrimonio cultural.

La agrupación patrimonialista añade que la Purísima «es un monumento protegido por la Ley del Patrimonio Cultural de Castilla y León dada su consideración como Bien de Interés Cultural» y está situada «en el interior de un conjunto histórico digno de visitar». Así, afirman que «la colocación de esa pancarta, con el motivo que sea, está al margen de la ley porque ésta prohibe la publicidad que impida o menoscabe la apreciación del bien dentro de su entorno», según reza la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León.

Dado que «es objetivo el menoscabo que se produce y la alteración a la apreciación del bien en cuestión», afirman desde la Asociación «así como del entorno en que se sitúa, de forma no justificada ni excepcional, hemos solicitado la aplicación de la legislación vigente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos