Un estudio del CIC halla autoanticuerpos que identifican futuros casos de artrosis de rodilla

Sede del CIC en Salamanca. /LAYA
Sede del CIC en Salamanca. / LAYA

Se hizo un seguimiento durante 96 meses de 4.796 pacientes y se procesaron muestras de personas que no tenían afectada, de forma significativa, la rodilla

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

Un estudio, en el que ha participado el Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de la Universidad de Salamanca a través de la unidad de proteómica, ha detectado autoanticuerpos que logran identificar aquellas personas asintomáticas que «desarrollarán artrosis (osteoartritis) de rodilla antes de 96 meses».

Según una nota de prensa que remitió ayer el CIC, aunque la comunidad científica ya había detectado la presencia de autoanticuerpos en suero de pacientes con osteoartritis, con este trabajo se ha dado «un paso más al asociar la presencia de autoanticuerpos a la incidencia y progresión de la enfermedad».

Además, las personas que padecen artrosis en la fase inicial de la enfermedad constituye una «población objetivo ideal para detectar características relevantes de biomarcadores de etapas más tempranas de la enfermedad».

Por ello, se ha realizado un seguimiento durante 96 meses de 4.796 pacientes y se han procesado muestras de personas que no tenían afectada, de forma significativa, la rodilla por la artrosis, pero con características específicas que les predisponían a desarrollar esta patología en la rodilla.

La osteoartrosis suele desarrollarse de forma lenta a lo largo de muchos años

Este estudio ha permitido detectar un panel específico de autoanticuerpos en individuos que comienzan a desarrollar osteoartritis en rodilla (ya detectable a través de radiografía) durante un período de seguimiento de 96 meses, en comparación con aquellos que se mantuvieron sanos, añadió la nota de prensa del Centro de Investigación del Cáncer, dependiente de la Universidad de Salamanca y del CSIC.

La osteoartritis suele desarrollarse de forma lenta a lo largo de muchos años de la vida de una persona, aunque los métodos de diagnóstico actuales de la patología son «insensibles para detectar los pequeños cambios que ocurren en las primeras etapas, cuando la enfermedad es asintomática».

Para resolver este problema y poder detectar las primeras fases del proceso de esta enfermedad, «debe ser estudiada desde el punto de vista molecular, y este ha sido el abordaje de este trabajo», según subrayó el CIC salmantino.