El escarabajo domina el paisaje

Concluye el fuselaje y la escultura habitable ideada por el artista Domingo Sánchez Blanco comienza a tomar forma

A lo lejos, la imagen de la estructura de lo que será una gran escultura habitable con forma de escarabajo rinoceronte./WORD
A lo lejos, la imagen de la estructura de lo que será una gran escultura habitable con forma de escarabajo rinoceronte. / WORD
MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORD HONDURA DE HUEBRA

Con tan sólo una decena de habitantes, la población de Hondura de Huebra, perteneciente al municipio de Barbalos, comenzó a hacerse un hueco en el mundo del arte gracias a Domingo Sánchez Blanco, quien hace algo menos de cuatro años se empeñó en crear una inmensa escultura habitable con forma de escarabajo rinoceronte.

Una pieza global fruto del trabajo de numerosas personas que, ahora, comienza a dominar el paisaje de esta pequeña población alejada de las carreteras principales de la provincia. Con la finalización del fuselaje, ya se adivina la forma de un animal poderoso, cuya estructura lleva millones de años en el planeta y es esencial para la regeneración de la dehesa, de ahí que Domingo Sánchez eligiera precisamente este insecto que, además, como recuerda el propio artista es «un totem, un elemento sagrado».

Muchas han sido las personas que en estos más de tres años, con trabajos intermitentes, han hecho posible que lo que será una escultura habitable siga su proceso. Y entre ellos, el herrero Jesús Díaz Noreña, «un hombre de la vieja escuela con una gran habilidad», como destaca Domingo Sánchez, para quien este proyecto que tiene entre manos es importante por «su parte humana», por el ecosistema de personas y empresas que aportan sus conocimientos a una idea, gente «quizás menos populares, pero efectivas y auténticas», apostilla Sánchez.

Jesús Díaz, herrero con mucho oficio que ha dado forma a numerosos establecimientos salmantinos como el Submarino o El Moderno, por poner tan sólo un par de ejemplos, tiene un gran conocimiento de las vanguardias, sobre todo en lo que a nuevos materiales se refiere, y no dudó desde el primer momento en colaborar con esta escultura habitable. «Son muchos los años que llevo colaborando con Domingo Sánchez, no sólo en esta pieza, sino en otras obras de arte», manifiesta Díaz, quien recuerda que el escarabajo que ya va tomando forma es «una pieza conjunta. Domingo da la idea, es el provocador, y nosotros lo realizamos, vamos desarrollando el trabajo como viene».

Y es que este hombre tiene muy claro que está participando en una obra de arte que «tiene un desarrollo muy diferente a un trabajo convencional» y es algo que «hacemos cuando tenemos tiempo, compatibilizándolo con nuestro trabajo diario».

Una vez hecha la estructura, señala Jesús Díaz, aún queda mucho por hacer, hay que revestirla, acabar los accesos, dar forma a la parte interior..., «algo que aún llevará mucho tiempo».

En este sentido, Domingo Sánchez añade que «hemos terminado el fuselaje, la parte de ingeniería para que pueda soportar el peso y las formas a través de unos tubos que se curvan y de unos materiales de desecho con los que se han creado nuevos materiales de agarre, con unos sistemas giratorios».

El siguiente paso será el cerramiento y la fijación de la parte exterior con un material rígido y después con un corcho ecológico proyectado, un material innovador con cualidades para la insonorización, térmicas...

Acabada la parte exterior se comenzará posteriormente con el interior, no sólo para hacer habitable esta gran escultura sino para ir más allá, ya que el objetivo de Sánchez Blanco es dotarla de nuevas tecnologías, convertirla en una gran especie de antena para poder dar cobertura a través de wifi a toda la población.

Y es que, como recuerda este innovador y excéntrico artista, los pueblos se mueren pero es porque desde las administraciones no se lucha contra la despoblación, ya que la forma de hacerlo es dotándolas de servicios y uno esencial en estos tiempos es «conectándolos al mundo». Si una población cuenta con internet, por muy pequeña que sea, cualquier emprendedor podría ubicarse en ella, «y como las administraciones no lo hacen, tendremos que generar oportunidades nosotros a través del arte».

Mucho más que arte

Con esta idea, la escultura habitable de Domingo Sánchez se convierte en mucho más que arte. Es una obra que incluye un elemento discordante en el paisaje y por tanto lo hace atractivo; una escultura habitable con coste cero, que se está creando gracias a la colaboración de las personas y empresas que se suman a este proyecto porque consideran que su oficio o profesión puede ser eficaz a una obra global que comenzó siendo un ensayo y que ahora se encuentra dentro de una corriente que se ha establecido en toda Europa y que busca la forma de colaborar entre conocimientos, algo a lo que el artista Domingo Sánchez se anticipó.

Ya en sus inicios, Sánchez describía el proyecto de la siguiente forma: «El proyecto 'Escultura habitable' apuesta por la colaboración interdisciplinar como fuente para la creatividad y la capacidad innovadora. Esto se articula a partir de la creación de nuevos puentes donde los artistas confrontan sus ideas con científicos, empresas, artesanos, filósofos, responsables políticos, entre otros. Se trata de crear un prototipo imitando a la naturaleza, escultura habitable, un escarabajo rinoceronte que sirva de contenedor para este fin. La propia construcción del escarabajo rinoceronte como espacio se convierte en un laboratorio para la investigación sobre nuevos materiales avanzados, diseño, arquitectura sostenible, eficiencia energética; se basa en la experimentación como pilar fundamental», a la vez que añadía que «el propio proyecto en todas sus formas es una plataforma para la experimentación y la reflexión, confluye en el pensamiento avanzado interdisciplinar».

La selección de la ubicación, Hondura de Huebra busca, además, «dar valor añadido y enriquecerse del ámbito rural».