«Me enorgullece que mis pinturas sean el vehículo para el sentir de los creyentes»

Imagen de Ángel Gómez Mateo./M. J.G.
Imagen de Ángel Gómez Mateo. / M. J.G.

Podría definirse como 'el Miguel Ángel serrano' ya que está pintando una capilla en la Basílica de la Milagrosa de Madrid

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZSanEsteban de la Sierra

Hablar de Ángel Gómez Mateo 'Pachín' es hablar de arte con mayúsculas. Su música, primero, y su pintura, actualmente, lo han convertido en un 'serrano universal', que ha atravesado fronteras para llevar su arte a los lugares más insospechados desde su más tierna infancia.

Él mismo cuenta cómo en el «pueblo serrano de San Esteban de la Sierra, desde mi más tierna infancia tenía tres facetas que me diferenciaban de los otros chicos: cantar, jugar a hacer altares y dibujar, sobre todo con carbones en el frontón y en las lanchas de la plaza del Mesón», dibujos en los que ya aparecían sus temas favoritos, «cristos y bailarinas».

El destino le puso sobre la faceta de cantar y «en poco tiempo me vi protagonizando tres películas y haciendo giras por América», pero esa es otra historia. Con el cambio de voz, Ángel G. Mateo, como es conocido en el mundo de la pintura, dejó la canción y «me puse a estudiar y cursé la carrera de Bellas Artes en San Fernando de Madrid, también hice restauración y pintura mural y pintor ha sido mi oficio toda mi vida».

- Es una de las personas que junto a otras muchas y de distinta procedencia exhibe en estas fechas cuadros sobre Unamuno en la exposición que hay en Salamanca, en la sala de San Eloy; pero en estos momentos se encuentra inmerso en un gran proyecto, ¿en qué consiste?

- En la actualidad estoy realizando un trabajo de tema religioso, se trata de un proyecto muy importante, pintar una capilla completa en la Basílica de la Milagrosa de Madrid, es una obra de gran envergadura.

- Con esta iniciativa, se le podría considerar como el Miguel Ángel salmantino o mejor serrano... porque no es fácil poner imágenes a una iglesia.

- Bueno a tanto no aspiro, el que me consideren un 'Miguel Ángel', pero es un gran proyecto que me da la ocasión de incorporar a mi estilo pictórico los temas religiosos, la línea en que se desarrolla mi pintura está enclavada en el 'nuevo realismo' o 'realismo simbólico' con toques de surrealismo. La simbología de los temas eclesiásticos encajan muy bien con estas técnicas y estilos, ya que se deja a la imaginación del feligrés o espectador la comprensión del cuadro.

- Entre sus cuadros, de gran realismo, los hay de todas las temáticas, siendo una de ellas los de carácter religioso, con imágenes de Cristos que realmente han llamado la atención o sobre la Piedad. Son muchas las imágenes pintadas, que quizás fueron las que llevaron a que hace muchos años le encargaran dar vida a un templo, ¿de dónde era y cómo surgió aquella iniciativa?

- Hace unos años (y en esa ocasión si me llegué a sentir un Miguel Ángel) tuve la ocasión de realizar varios proyectos, casi el cambio de un pueblo, Villaquejida, en León, de donde era originario el mecenas. Allí hice el diseño de la Plaza Mayor, bancos, escudo, fachada del Ayuntamiento, plaza y pórtico de la iglesia, un centro cultural, panteón y fachada del cementerio, etc. Y naturalmente varios cuadros para la iglesia. Me sentí en la plenitud de un artista que abarca distintas modalidades.

- Otro de sus grandes proyectos ha sido representar a 60 mártires que han sido beatificados, ¿qué puede contar de este proyecto?, ¿cómo surgió?

- Siempre he desarrollado y me he dedicado mucho al retrato, es una faceta que te ayuda a sobrevivir, por este motivo se pusieron los Padres Paules en contacto conmigo para pintar a 60 mártires que fueron beatificados en Madrid.

- ¿Qué ha sido lo más difícil? porque de muchos apenas había fotografías...

- Solo se pudieron localizar 58 fotografías de los 60 mártires y claro, dado la antigüedad, eran de muy mala calidad, por lo que he tenido que imaginar muchos detalles pero sin perder el parecido del personaje que era lo fundamental. El resultado fue lo suficientemente aceptado y valorado, y ha provocado el encargo de esta capilla donde se depositarán los restos de los mártires.

- ¿Qué siente al ser elegido para realizar proyectos tan importantes relacionados con la Iglesia?

- Me enorgullece que confíen en mi arte y me agrada que las pinturas sean también el vehículo para la imaginación y el sentir de los creyentes, lo que le da más trascendencia a mis pinturas.

- Pero no sólo le han realizado encargos la Iglesia, sino que han sido muchas otras personas las que le han pedido cosas muy específicas. Háblanos de algunas de ellos.

- A lo largo de mi vida he tenido variados encargos desde diseño de etiquetas, vestuario y decorados para el teatro de La Zarzuela y encargos de retratos de personajes conocidos para distintas universidades y retratos de los reyes para distintos organismos oficiales.

- De todos los proyectos que le han encargado en su vida, ¿de cuál se siente más orgulloso?

- No sabría elegir, el retrato de los reyes actuales que me encargó el Ayuntamiento de Getafe tuvo una gran repercusión, pero puede que me quede con algo muy sencillo, el haber tenido la ocasión de acercar al pueblo y pequeños municipios de la Sierra salmantina una exposición itinerante, pues hay que acercar el arte y ponerlo al alcance de todos y no solo en grandes salas de ciudades importantes. Una manera de sembrar la semilla del arte es hacer certámenes de pintura como el que se realizará el próximo 4 de agosto en San Esteban de la Sierra y que el Ayuntamiento ha tenido a bien ponerle mi nombre, lo que me llena de orgullo.

- Cuando no realiza cuadros por encargo, ¿qué es lo que más le gusta pintar?

- La verdadera obra de un artista no es la que le encargan sino la que en la soledad del estudio intenta expresar, sin tener presente la conformidad del cliente o del público; luego cuando la expones descubres si tienen aceptación o ha calado en las gentes y la comprenden.

- ¿Cómo se definiría como pintor?

- Uno mismo no sabe como definirse, es el público el que te pone 'etiquetas' y con la opinión de unos y otros se va definiendo un poco el estilo personal de uno. Yo me definiría como un pintor que le da mucha importancia al oficio y a la técnica, pues son las herramientas para poder reflejar lo que pretendes expresar en el cuadro.

- ¿Es fácil vivir de la pintura en una sociedad en la que no se da demasiado valor a la cultura?

- A los políticos les gusta hacerse fotos con el mundo de la cultura, pero me temo que no se la toman demasiado en serio, no se dan cuenta que la mejor inversión sería en culturizar ya que desarrolla nuestro interior, amplía nuestros conocimientos, nos hace sentir y pensar. Una sociedad culta siempre será más justa. El artista no tiene absolutamente ninguna ayuda para sobrevivir y realizar su arte. Yo he tenido la suerte de ser muy amplio en técnicas y haberme adaptado en épocas a realizar cosas comerciales para sobrevivir de la pintura.

- ¿Cuál es su meta en el mundo de la pintura?

- Yo no pretendo coger fama ni que se cotice mucho mi obra, mi meta seguirá siendo crear cuadros donde el espectador de distinto nivel cultural y social se sienta atraído e identificado con las cosas que pretendo reflejar en mis cuadros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos