La emblemática Torre del Clavero es ya el Centro de Estudios Salmantinos

La presidenta, miembros del CES y autoridades, durante la visita a las renovadas instalaciones. /LAYA
La presidenta, miembros del CES y autoridades, durante la visita a las renovadas instalaciones. / LAYA

Tras la rehabilitación del edificio, tanto CES como Ayuntamiento esperan que en un futuro próximo pueda abrirse al público

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Tras su rehabilitación y la firma del convenio de cesión de uso por parte del Ayuntamiento salmantino, la Torre del Clavero ha recuperado su actividad y alberga al prestigioso Centro de Estudios Salmantinos (CES). Una sede que, tras su inauguración de ayer, será el lugar de trabajo del centro, pero no se descarta que en un futuro pueda abrirse al público, para que pueda conocer este edificio tan emblemático. Así lo aseguraron tanto la presidenta del CES, María Jesús mancho Duque, como el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo.

La puesta de largo de esta nueva sede contó con la presencia de miembros del CES el concejal de Cultura, Julio López; la subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez; el delegado de la Junta, Bienvenido Mena; y el diputado de Cultura, Julián Barrera.

El acto de presentación de la nueva sede del CES en este «edificio tan emblemático de la ciudad», la presidenta del centro dio unas pinceladas de la historia de una torre que fue construida en la segunda mitad del siglo XV y que cuenta con 28 metros de altura y una base de unos 20 metros con forma octogonal.

María Jesús Mancho recordó que su uso por parte del Centro de Estudios Salmantinos fue concebido siendo alcalde de la ciudad Alfonso Fernández Mañueco, realizando las gestiones el que entonces era presidente del CES, Jesús Málaga.

Mancho Duque quiso mostrar su agradecimiento al Ayuntamiento de Salamanca, la Concejalía de Cultura y la Fundación Salamanca, Ciudad de Cultura y Saberes, por la elaboración del convenio de cesión; así como a Jesús Málaga, que «hoy no ha podido estar presente».

Recordó que la Torre del Clavero ha sido restaurada y acondicionada por el servicio de mantenimiento del Consistorio, equipo al que también mostró el agradecimiento del CES, aludiendo a todos los «obstáculos que se han tenido que superar», debido a la «especial estructura del edificio».

Tampoco se olvidó de resaltar el «esfuerzo de la junta directiva del CES para el traslado de los libros, para la recuperación y la restauración del mobiliario y de los fondos artísticos, y, finalmente, para el diseño y creación de unos elementos que realzan y potencian la idiosincrasia de este centro». Una «ardua tarea la de este trimestre», afirmó, pero que también ha sido «ilusionante». «Pese a las dificultades, subir y bajar esas empinadas escaleras de caracol, nos ha deparado momentos de verdadero entusiasmo».

La Torre del Clavero es «desde ahora la sede del CES, una casa en la que tenemos acogida todos sus miembros», pero también «confiamos poder abrir el edificio al público para su visita en un futuro próximo».

«Nunca el CES ha tenido un local de tanta envergadura y empaque», pese a la «dificultad» de esas escaleras tan peculiares.

Referente cultural

El CES, explicó, fue fundado a mediados del siglo XX por las personalidades más representativas de los estamentos culturales de la ciudad: universidades, Ayuntamiento, Diputación, Audiencia y Obispado. El objetivo era «fomentar el estudio y la investigación de todos los aspectos relativos a la historia y la tradición de Salamanca y su provincia». Sin embargo, añadió, como toda institución, «en su casi 70 años de vida, ha experimentado altos y bajos, pero actualmente se ha convertido en un referente de la acción cultural salmantina». Así, realiza conferencias y debates, entre otras actividades, pero quizás lo más destacado sea su producción editorial, que versa sobre muy diversos temas. «La biblioteca, desde 1972, es un legado del que nos sentimos muy orgullosos», aunque también es una «responsabilidad» porque esa herencia hay que mantenerla y estar a la altura», por lo que instó a «continuar y ascender».

Por su parte, el alcalde mostró su satisfacción por la cesión y rehabilitación de la Torre para que el CES, «referente en el mundo cultural», desarrolle su actividad; pero también porque» se rehabilita y se abre un espacio patrimonial nuevo», aludiendo a futuras visitas del público.