El director de Bellas Artes pide que no se use el Archivo en la «batalla política»

Sede del Archivo Histórico de la Guerra Civil en la calle Gibraltar. /WORD
Sede del Archivo Histórico de la Guerra Civil en la calle Gibraltar. / WORD

Román Fernández-Baca aclara que la restitución de documentos a Cataluña se cerró en 2014 y asegura que no habrá nuevos envíos

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El director general de Bellas Artes del Gobierno de España, Román Fernández-Baca, pidió ayer, a través de una carta abierta, «dejar al margen de la batalla política» el Archivo General de la Guerra Civil, hoy Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH).

Ante el inicio de la campaña electoral, Fernández-Baca expresó su preocupación en torno a que en los últimos meses el CDMH «ha vuelto a ser utilizado en la liza política». A su juicio, un archivo del Estado «debe estar por encima de intereses partidistas», teniendo en cuenta, además, que el CDMH «es hoy una institución de referencia para el conocimiento de un periodo clave de nuestra historia reciente, el comprendido entre 1936 y 1982», informó Efe.

«Con tan solo 12 años de andadura, este archivo, que en su creación en 2005 albergaba 3.355 metros lineales de documentación, ha duplicado sus fondos hasta los 6.433 metros lineales con incorporaciones documentales muy relevantes», apostilló el director general.

Asimismo, señaló que desde el inicio de 2019 se ha continuado su impulso con la incorporación de nuevos fondos, entre ellos el archivo personal del sindicalista Marcelino Camacho o la colección fotográfica Martín-Pinillos, compuesta por más de 200 imágenes de episodios y episodios militares de la Guerra Civil.

Fernández-Baca lamentó que todos esos logros no hayan evitado que el CDMH «se haya convertido en un foco de polémicas estériles desde que la Ley 21/2005 estableciera la restitución a la Generalitat de Cataluña de determinados documentos incautados durante la Guerra Civil».

Del mismo modo, reafirmó el «compromiso» del Ministerio de Cultura y Deporte con «el estricto cumplimiento de la legalidad» en torno a los 'papeles de Salamanca', manteniéndose «invariable y firme frente a las presiones y acusaciones infundadas que solo han enturbiado el cumplimiento de un mandato legal».

Tras sostener que no está prevista la aprobación de nueva normativa sobre restitución de documentos, estimó que legislación «ofrece el marco jurídico de consenso que permite cerrar un camino iniciado hace ya 14 años y que no debe demorarse más, por respeto a la ciudadanía y por responsabilidad y lealtad institucional de todas las administraciones implicadas».

En este sentido, añadió que la restitución de los archivos incautados al Parlamento y a la Generalitat de Cataluña «se encuentra cerrada desde 2014» y que las diferencias de interpretación surgidas en el seno de la Comisión Mixta Gobierno-Generalitat se encuentran a la espera de sentencia por el Tribunal Supremo.

«No se ha producido ningún otro movimiento desde ese día ni se producirá, y la transferencia de los documentos pertenecientes a particulares terminó en junio de 2014». No obstante, explicó que está pendiente de fijar la fecha para que la Generalitat restituya al Ministerio de Cultura y Deporte aquellos documentos que no se hayan podido entregar a sus legítimos propietarios y que, por lo tanto, regresarán a Salamanca, de acuerdo con el mandato del Tribunal Constitucional. «Dejemos al margen de la batalla política este asunto, facilitemos el trabajo de los técnicos y avancemos en el impulso del CDMH para convertirlo en un gran centro de referencia nacional e internacional», reclamó.