Dos detenidos por robar cartas de buzones para comprar en internet

Dos detenidos por robar cartas de buzones para comprar en internet

Los dos detenidos son salmantinos, aunque los arrestos se produjeron en la localidad riojana de Haro, donde residían

EFE

La Guardia Civil de La Rioja ha detenido a un hombre y a una mujer como presuntos autores de sustraer correspondencia de buzones en la ciudad riojana de Haro y utilizar los datos de las cartas para realizar compras a través de internet, dar de alta líneas de telefonía y conseguir terminales telefónicos de última generación.

La Guardia Civil ha indicado hoy, en una nota, que esta actividad de los dos detenidos, nacidos en Salamanca hace 46 y 49 años y vecinos de Haro, ha afectado a 22 personas y el valor de lo defraudado supera los 18.000 euros.

Los detenidos, a los que se considera presuntos autores de los delitos de estafa, usurpación de identidad y descubrimiento y revelación de secretos, poseen un amplio historial delictivo por hechos de similares características.

La investigación se inició el pasado mes de abril, después de que la Guardia Civil analizara un elevado número de denuncias relacionadas con estafas, usurpación de identidades y compras online y, en todas ellas, autores desconocidos utilizaban los datos personales y bancarios de las víctimas.

Los agentes constataron que la mayoría de las víctimas residían en la calle Santa Lucía de Haro, por lo que establecieron diversos controles, que permitieron la plena identificación de un hombre y una mujer que vivían de alquiler en uno de los edificios afectados y que poseían un amplio historial delictivo por estafas.

La forma de actuar de los detenidos consistía en acceder a los portales y sustraer la correspondencia de los buzones, principalmente cartas bancarias y de empresas de telefonía.

Luego, utilizan los datos personales de estas cartas para dar de alta, mediante llamada telefónica u online, numerosas líneas de telefónica móvil asociadas a la adquisición de terminales telefónicos de última generación; así comprar artículos de alto valor en conocidas páginas web.

Estas personas solían incluir una dirección errónea a la hora de realizar los pedidos, pero un teléfono de contacto correcto y cuando los repartidores no encontraban la vivienda, les llamaban por teléfono para verificar la dirección, ante lo que los detenidos proponían quedar en un punto de encuentro para recoger el paquete.

Una vez en el lugar acordado, los repartidores daban por hecho que eran las personas a las que habían llamado, por lo que no les solicitaban una documentación acreditativa de su identidad y, sin saberlo, colaboraban con el proceso de estafa, ha añadido la Guardia Civil.

Los agentes investigan si los teléfonos móviles de última generación adquiridos de manera fraudulenta, han sido puestos a la venta por los detenidos en el mercado de segunda mano.

Los detenidos, tras ser oídos en declaración, han sido puestos en libertad y han sido advertidos de la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando sean requeridos para ello.