Dos detenidos por patear a un joven en una discoteca hasta dejarlo inconsciente

Un vehículo policial en el centro de la ciudad./LAYA
Un vehículo policial en el centro de la ciudad. / LAYA

La Policía ya habían identificado a ambos previamente, en ese mismo local, por el supuesto hurto de un móvil

REDACCIÓN / WORD

Agentes de la Policía Nacional detuvieron esta madrugada a dos jóvenes de 21 y 25 años como presuntos autores de un delito de lesiones, tras agredir a la víctima a puñetazos y patadas hasta dejarla inconsciente, en una discoteca de la zona de ocio de la Plaza de la Reina. Los dos jóvenes habían sido identificados previamente por el hurto de un teléfono móvil.

Los agentes acudieron sobre las 04:45 horas de a una discoteca de la Plaza de la Reina por el presunto hurto de un móvil a una de las clientas del local. A su llegada, algunos testigos les manifestaron que los dos supuestos autores, al verse descubiertos, habían devuelto el terminal a su propietaria y habían salido del establecimiento en dirección a la calle Gonzala Santana, donde fueron alcanzados e identificados.

Sobre las 05:15 horas de nuevo se requirió presencia policial en la discoteca, en esta ocasión porque un joven había sido golpeado y permanecía inconsciente en el suelo. Los agentes observaron al joven, comprobando cómo estaba inconsciente y observando cómo se recuperaba a intervalos, por lo que solicitaron asistencia médica. Los sanitarios le trasladaron al hospital, con pronóstico reservado.

Los agentes averiguaron que los presuntos agresores eran los mismos jóvenes previamente identificados por el hurto del teléfono. Al parecer regresaron a la discoteca y golpearon al herido de forma sorpresiva con un puñetazo, agrediéndole posteriormente en el suelo a patadas en cuerpo y cabeza y huyendo del lugar, aunque la rapidez de la intervención propició su persecución y detención inmediata.

Los dos jóvenes reconocieron la autoría de los hechos, justificándose en que la víctima les había llamado ladrones por el hurto previo del teléfono, por lo que habían regresado al establecimiento y le habían agredido.