Detenido por provocar un altercado en un centro de acogida y agredir a un agente

Vehículo policial en el centro de la ciudad./LAYA
Vehículo policial en el centro de la ciudad. / LAYA

Amenazó de muerte a los agentes, causó daños en el coche policial y tuvo una actitud agresiva hacia los sanitarios que le ayudaron

REDACCIÓN / WORD

Un usuario del centro de acogida Padre Damían de Salamanca ha sido detenido después de ponerse violento, amenazar y agredir a usuarios y personal de estas dependencias de ayuda a personas sin hogar y en riesgo de exclusión.

Según fuentes de la Comisaría Provincial de Salamanca, el detenido, un hombre de 30 años que ya ha protagonizado hechos similares, mantuvo su comportamiento con los agentes que acudieron al centro -llegó a fracturar la luna de una puerta del vehículo policial- y con los sanitarios que después le atendieron por los cortes.

La Policía Nacional ha indicado que el coordinador del Centro de Acogida Padre Damián, ubicado en la avenida de Raimundo de Borgoña, denunció que un usuario del centro había agredido a otro de los que acuden al establecimiento, además de insultar y amenazar de muerte a todos los presentes.

El denunciante explicó que ese comportamiento era «habitual» en los meses en los que el denunciado llevaba acudiendo al centro. Al requerir presencia policial, una dotación acudió allí y solicitó al agresor que abandonara el lugar, lo que hizo.

Sin embargo, posteriormente estuvo llamando continuamente por teléfono, regresó al centro de la avenida Raimundo de Borgoña y rompió tanto la cámara de vigilancia de la puerta como el timbre de acceso.

El denunciado, conocido por ser «un habitual protagonista de este tipo de incidentes», que había sido detenido recientemente por la Policía Local, por un altercado similar y por agresión, en este caso en un centro de la Cruz Roja, acudió de nuevo al Centro Padre Damián, justo cuando los agentes efectuaban una inspección para la comprobación de los daños denunciados.

Entonces, los funcionarios de la Comisaría le rogaron que abandonara el lugar, a lo que se negó, se puso «muy violento» y comenzó a insultarles y amenazarles de muerte, por lo que procedieron a su detención.

En el traslado a las dependencias policiales, el hombre de 30 años causó numerosos daños en el vehículo policial y rompió una de las puertas e intentó huir, además de golpear con una patada y lesionar a uno de los agentes, «sin cesar en ningún momento en su actitud agresiva y amenazante».

Posteriormente, mantuvo este comportamiento con el personal sanitario que le atendió en el centro médico, al que fue trasladado por tener cortes en manos y cabeza, producidos al fracturar la luna de la puerta del coche.