Desconcierto y respeto por la decisión del obispo entre vecinos y sacerdotes

Francisco Gil Hellín (segundo por la derecha en la primera fila) en su visita a Fuentes de Oñoro. /WORD
Francisco Gil Hellín (segundo por la derecha en la primera fila) en su visita a Fuentes de Oñoro. / WORD
CIUDAD RODRIGO

La comunidad religiosa no se explica «los motivos personales» de Raúl Berzosa para dejar el cargo, pero evita las especulaciones

I.L. SERRANO / WORDCIUDAD RODRIGO

Desde que el pasado viernes se diese a conocer la decisión de Raúl Berzosa de abandonar temporalmente su cargo como obispo de la Diócesis de Ciudad Rodrigo por motivos personales, la localidad salmantina y especialmente la comunidad religiosa de la comarca no deja de preguntarse los motivos que han llevado a Berzosa a tomar esa decisión.

Ante el hermetismo de la propia Diócesis, que remite al escueto comunicado publicado en su página web, las especulaciones se han disparado entre los vecinos de Ciudad Rodrigo. Desde una posible enfermedad, algo poco probable, a tenor de su aspecto muy saludable, hasta que la decisión haya venido impuesta desde Roma por otros posibles asuntos, en las calles de la localidad mirobrigense se escucha de todo.

Quizás por ello, la comunidad religiosa ha decidido cerrar filas y no aumentar las especulaciones. «Es evidente que hay algo de desconcierto entre todos nosotros y entre los feligreses porque no se lo esperaba nadie, pero ha sido una decisión personal y debemos respetarla», señaló uno de los sacerdotes de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, unas palabras repetidas por casi todos los religiosos, que también mostraron su preocupación por los comentarios que están circulando en la localidad respecto a su relación con las dos mujeres con las que convivía desde hacía siete años «sin ocultarlo en ningún momento y con total normalidad».

Algunos de estos sacerdotes compartieron con Berzosa un encuentro pocos días antes de que se produjese la noticia «y nada hacía sospechar que fuese a tomar una decisión de este tipo».

Aún mas tajante fue el vicario de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, Tomás Muñoz, que en palabras a este diario se limitó a remitir a la página web de la institución cuando se le pidió algún tipo de explicación sobre los motivos de ese retiro temporal por motivos personales de Raúl Berzosa.

«No podemos dar más información de la que nos ha sido aportada a nosotros desde la Nunciatura Apostólica, comunicándonos que el Papa Francisco había concedido ese permiso al obispo Raúl Berzosa», señaló Muñoz. Además, insistió en que Berzosa seguía siendo el obispo de Ciudad Rodrigo, «no hay ninguna vacante. No está previsto iniciar ningún proceso para nombrar un nuevo obispo, porque Ciudad Rodrigo ya tiene un obispo, Raúl Berzosa, que actualmente está de retiro temporal, nada más».

Actividad normal

El vicario de la Diócesis de Ciudad Rodrigo aseguró que tras la llegada de Francisco Gil Hellín, arzobispo emérito de Burgos, nombrado por el Santo Padre administrador apostólico 'Sede Plena et ad nutum Sanctae Sedis' de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, se ha recuperado la normalidad en la diócesis y que el citado administrador ya ha participado en diversos actos previstos dentro del funcionamiento normal de la institución religiosa.

Así, Francisco Gil Hellín ha tenido oportunidad a lo largo del fin de semana de conocer diferentes lugares y personas que forman parte de la diócesis civitatense. Así, el sábado por la mañana mantuvo un encuentro con laicos, sacerdotes y religiosas del Arciprestazgo de Águeda, donde se respiró un ambiente de sincera acogida y se mostró ese ánimo de seguir dotando de vida a la diócesis. También se rezó por el obispo Raúl Berzosa.

El domingo por la mañana tuvo oportunidad de celebrar la eucaristía en la Catedral de Santa María, donde saludó al presidente del Cabildo y a varios canónigos. Todos ellos le acogieron y le enseñaron la catedral, además, saludó a varios fieles en el templo.

También el domingo, pero por la tarde, visitó a las Madres Carmelitas donde mantuvo una amplia conversación con ellas. Posteriormente se reunió con los vicarios y con los diáconos. Ayer estaba previsto que acudiese al encuentro de fin de curso del Arciprestazgo de Argañán y participó en una convivencia en la localidad de Fuentes de Oñoro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos