Desciende más de un 80% el número de extranjeros que consiguen la nacionalidad

Varias mujeres inmigrantes, en el centro Baraka de Cáritas Diocesana de Salamanca. /
Varias mujeres inmigrantes, en el centro Baraka de Cáritas Diocesana de Salamanca.

En 2017 fueron 130, mientras en el ejercicio anterior alcanzaron los 714 en Salamanca

Cada año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica el balance de adquisiciones de la nacionalidad española de residentes extranjeros. En Salamanca, a lo largo de 2017 se ha producido un acusado descenso, pasando de 714 en 2016 a 130 en 2017, lo que supone una caída de más del 80% (81,8). En 2015 se registraron 423, mientras que en 2014, una cifra superior, con 579. La cifra más alta de los cinco últimos años se alcanzó en 2013, con 1.249.

Esta estadística proporciona el número de personas que tienen su residencia habitual en España (en este caso en Salamanca), y que adquieren la nacionalidad española durante el año de referencia, 2017, habiendo tenido previamente la nacionalidad de otro país o la condición de apátrida (sin nacionalidad).

Por sexo, el 64% de las personas que adquirieron la nacionalidad española fueron mujeres (84), frente a un 35% de hombres, con 46. En cuanto a las edades, la franja con mayor número de nacionalidades fue la de entre 35 a 39 años, con 18 personas en total, 7 hombres y 11 mujeres, seguida de los 14 entre los 30 y 34 o esa misma cifra en menores de entre 0 a 4 años. Por edades está bastante repartido, y durante la infancia, entre los 0 y los 14 años, se alcanzaron un total de 32 nacionalizaciones.

Además, entre los 15 y 29 años se registraron 26, y de 30 a 44 años, hasta 41, la más elevada. A partir de los 45 descienden las adquisiciones de nacionalidad, con 18 entre los 45 y los 54 años, o 23 entre personas de 55 a 65 años o más.

Este estudio del INE también analiza los modos de adquisición de la nacionalidad española, que en el caso de Salamanca, un 70% fue de residencia, con 90 en total, respecto a 40 de otras modalidades. En el caso de la residencia, se exige la residencia de la persona en España durante 10 años de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición.

Otra posibilidad de solicitar esa condición es lo que se denomina por opción, que es un beneficio que la legislación ofrece a extranjeros que se encuentren en determinadas condiciones para que adquieran la nacionalidad española, por ejemplo, estén o hayan estado sujetos a la patria potestad de un español, o personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España. Asimismo, recordar otros modos de obtenerlo, como la inclusión de la nacionalidad por carta de naturaleza, que tiene carácter graciable y no se sujeta a las normas generales de procedimiento administrativo) y desconocido, con aquellos casos que vienen en blanco en el fichero original y se decide no imputar.

La nacionalidad es el vínculo jurídico que une a la persona con el estado y tiene la doble vertiente de ser un derecho fundamental y constituir el estatuto jurídico de las personas. Esta condición se adquiere, se conserva y se pierde de acuerdo con lo establecido por la ley. Y aunque se exige una residencia durante diez años de forma legal, existen casos en los que ese periodo se reduce, como por ejemplo, cinco años para aquellas personas que hayan obtenido la condición de refugiado, o de dos años, para los nacionales de países iberoamericanos, como Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí. Y de un año para otro tipo de supuestos, como el que haya nacido en territorio español, el que no ejerció su derecho a adquirir la nacionalidad por opción, así como el que haya estado sujeto legalmente a tutela (bajo la vigilancia de un tutor), guarda o acogimiento, etc. Asimismo, se contempla este plazo si en el momento de la solicitud lleve un año casado con un español y no esté separado legalmente o de hecho, o sea viudo de español, si en el momento de la muerte del cónyuge no estaban separados. Por último, el nacido fuera de España de padre, madre, abuelos, siempre que todos ellos originariamente hubieran sido españoles.

Otro requisito es que el interesado acredite buena conducta cívica y suficiente grado de integración en la sociedad española.

Destacar también que la nacionalidad de origen más frecuente en las personas que han adquirido la nacionalidad española en 2017, fue la de los países de Sudamérica, con 67 de ellas, que supone un 51% del total. De ellos, en primer lugar se sitúa Bolivia, con 18, Colombia, 14, o Perú, con 12. En esa lista también figuran Brasil (11) oEcuador (9). En segundo lugar, por zona del mundo se sitúa Centro América y Caribe, con 29, de ellos, 13 de la República Dominicana, 7 de Cuba y 6 de Honduras. Muy de cerca le sigue África, con 21 personas que tenían esa nacionalidad, 17 de Marruecos, y dos tanto de Nigeria como de Senegal.

Y en mucho menor porcentaje se sitúan los procedentes de la Unión Europea, con seis, donde destaca Portugal, con la mitad de ellos (3), o Reino Unido (2).

En el INE también recogen el país de nacimiento más frecuente en estas adquisiciones de la nacionalidad española, que en Salamanca se situó en primer lugar España, con 20 casos, seguido de Bolivia, con 15, o Colombia (13). De esas 20 personas residentes en la provincia salmantina que solicitaron la nacionalidad española habiendo nacido en España se debe a que si los padres son extranjeros, nacer en territorio español no concede automáticamente la ciudadanía, por lo que puede darse el caso de que un niño nazca en España y que no tenga inmediatamente la nacionalidad española.

Exclusiones

Cabe recordar que el Instituto Nacional de Estadística excluye de esta estadística las personas que han adquirido la nacionalidad española residiendo en otros países, así como aquellos procesos en los que se obtiene por causa de origen, por simple presunción o adopción, o en el caso de la consolidación, por posesión de estado a quienes ya actúan como españoles.

En cuanto al balance de adquisiciones en Castilla y León, fueron un total de 1.450, y las provincias con mayor número son Burgos, con 321, seguido de Valladolid (222), Segovia (221) y León (210).Los que están por debajo de los 130 casos en Salamanca son Ávila, 126, Palencia, con 48 y Zamora con 42. Mientras que en Soria se adquirieron las mismas nacionalidades que en la provincia salmantina.

 

Fotos

Vídeos