«El IVA cultural nos machacó estos años y hoy el panorama de la música está fatal»

Manolo García, en plena actuación en su último concierto en Valladolid. /RAMÓN GÓMEZ
Manolo García, en plena actuación en su último concierto en Valladolid. / RAMÓN GÓMEZ

El compositor catalán, que actuará mañana en el Multiusos Sánchez Paraíso, sigue explorando con sus canciones tras 38 años de fértil trayectoria

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Manolo García (Barcelona, 1955) encarna a la perfección el icónico prototipo de músico polifacético y versátil que sabe bucear en otras disciplinas artísticas, como la literatura, que inspiran muchas de sus composiciones, y la pintura. Mañana actuará en el Multiusos Sánchez Paraíso, a partir de las 22:30 horas, presentando su nuevo trabajo discográfico, 'Geometría del rayo'. Grabado entre Rhinebeck (Nueva York) y Girona, el álbum reúne 16 canciones y está dedicado, precisamente, a todas aquellas personas que no pueden vivir sin el arte en cualquiera de sus poliédricas expresiones.

–¿Qué es 'Geometría del rayo'?

–Es la creación poética que busco y al mismo tiempo también soy yo, que me considero un torbellino que viene acotado por ese rayo interior que hay en mí. Es el resultado de dos años de trabajo, le he dedicado muchas horas y creo que también hay un denominador común que se aprecia en mis tres últimos discos, aunque este último tiene un sonido más limpio. En mis canciones procuro siempre contar algo poéticamente con una búsqueda de la ambigüedad.

–¿Qué conserva hoy Manolo García de aquellas formaciones míticas que encabezó, como fue especialmente El Último de la Fila?

–Fueron unos años en los que había una gran capacidad creativa, nos recorrimos toda España y prácticamente actuamos en todas las capitales de provincia. Ahora me encuentro en mis conciertos con una legión de gente joven, pero también me piden que cante temas del Último de la Fila... Me piden que cante 'Insurrección' y vuelto a tocar aquellas canciones.... Fueron unos años muy agotadores, con giras tanto en España como en América, con conciertos en Venezuela, en México, en Perú... Muchas de ellas aquellas canciones de El Último de la Fila siguen estando vigentes, pero lógicamente ahora estoy centrado en el trabajo que estoy haciendo hoy. Mi obligación como creador es seguir componiendo, seguir creando temas nuevos. Componer es siempre muy bonito y tiene mucho de mágico.

–¿Cómo ve el presente de la música en nuestro país?

–El panorama actual de la música en España lo veo fatal, con personas que se dedican a revender entradas para los conciertos a precios desorbitados, con la música circulando por todos los sitios... El problema no está en el público y hay que ser siempre respetuoso con él. El problema está en la industria que rodea a la música. Además, tuvimos un IVA cultural que nos ha machado a los creadores durante todos estos años.

–¿Cómo se ve después de tantos años, desde aquel inicio en Los Burros y desde aquel primer éxito que fue 'Huesos'?

–Yo no soy nada vanidoso. No me creo superior a los demás por el hecho de ser músico. Sigo componiendo y con eso soy feliz. Soy trabajador y disciplinado, sigo siendo el mismo de aquellos años, aunque lógicamente el tiempo pasa y ya tienes una edad que te impide llevar ahora el ritmo de aquella época, cuando dábamos conciertos por toda España y todos los días viviendo en la carretera, como dice la canción de Miguel Ríos. Ahora me gusta la vida lenta y tranquila, no estoy metido en las redes sociales y tengo un móvil muy básico que de vez en cuando lo tengo apagado y guardado dos días en el cajón. En vez de estar mandando mensajes todo el día con el móvil, prefiero cosas mucho más sencillas: ir al bar a tomar unas cañas, jugar al dominó, acudir a las librerías, dar un paseo por la playa. Todo eso es importante en una época en la que nos llega información por todos los lados, pero realmente estamos muy desinformados. Además, yo creo que ir por la vida de estrella del rock and roll debe ser muy cansado y por eso prefiero ser un ciudadano de a pie.

–Usted nació en Barcelona y creo que sigue viviendo en ella. ¿Tiene una postura definida sobre el conflicto catalán y todo lo que ha sucedido estos meses desde la consulta del 1 de octubre del pasado año?

–Creo que se trata de un tema político que lo deben arreglar los políticos. Pero también creo que se están diciendo cosas que no son reales. He oído a un ministro que acaba de declarar que en Cataluña estamos al borde de una confrontación civil. Yo nací en Barcelona, sigo viviendo en Barcelona y cuando voy por la calle yo no veo nada de esa confrontación civil que dice este ministro. Me parece muy fuerte afirmar eso.

–¿Qué recuerdos tiene de aquellos conciertos memorables por toda España y cómo concibe la gira que está protagonizando ahora?

–La verdad es que en los años 80 y 90, cuando nos recorríamos todas las capitales de provincia de España, llegaba un momento en el que no te daba tiempo a ver las ciudades y llegabas a confundirlas unas con otras. Ahora es otro momento muy diferente, tras 38 años en la música y ya no son aquellas giras de aquellos años, pero me sigue gustando dar conciertos.

 

Fotos

Vídeos