Provincia

Creada una Plataforma en defensa de los olivos centenarios y las paredes de piedra seca de San Esteban de la Sierra

Algunos de los asistentes a la reunión celebrada el pasado viernes por la Plataforma./M. J. G.
Algunos de los asistentes a la reunión celebrada el pasado viernes por la Plataforma. / M. J. G.

El proyecto de la obra de mejora de la DSA-241 de la Diputación prevé eliminar siete de estos ejemplares y más de 3 kilómetros de construcción

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZSAN ESTEBAN DE LA SIERRA

La segunda fase de las obras de mejora de la carretera de DSA-241 de San Esteban de la Sierra a Los Santos que la Diputación de Salamanca va a llevar a cabo afectará a una serie de olivos centenarios y paredes de piedra seca que hay en ese tramo, los cuales, según se contempla en el proyecto, serán eliminados.

Este hecho llevó al Ayuntamiento de San Esteban de la Sierra, presidido por Antonio Agustín Labrador, a solicitar el pasado 13 de febrero una reunión con los técnicos de la Diputación, a los que pidió se tuvieran en cuenta los 41 olivos que hay en el trayecto, que concluyeron que las obras sólo afectarían a 7, los cuales son todos centenarios y algunos catalogados como Catedrales Vivas. Posteriormente, el Ayuntamiento registró un escrito en La Salina el 19 de agosto para pedir especial sensibilidad con la ejecución de la obra por el alto valor ecológico de ese tramo de carretera no sólo por los olivos sino también por las paredes de piedra seca, que son un patrimonio cultural y turístico.

De forma paralela a los movimientos del Ayuntamiento, un grupo de personas del municipio se reunió el 13 de agosto con el técnico que coordina el proyecto, tras lo cual, días después (el 20 de agosto) crearon una Plataforma en Defensa de los Olivos Centenarios y las Paredes de Piedra Seca, la cual convocó en la tarde del pasado viernes una reunión para explicar a los vecinos del pueblo los pasos dados hasta ese momento y algunas consideraciones sobre el proyecto, ya que consideran que no es necesaria la eliminación de los siete olivos planteados, algunos con más de 800 años, ni tampoco de los más de 3.400 metros de construcción de piedra seca.

Así, explicaron que la Plataforma no se opone a la realización de las obras y mostraron a través de un informe cómo se pueden realizar en el espacio que hay actualmente sin afectar al patrimonio, ya que el ancho de vía que plantean es de 4,80 metros más 50 centímetros de cuneta por ambos lados, cuando el ancho del tramo no es inferior en ningún espacio a los 6 metros.

Sobre la posibilidad que plantea la Diputación de transplantar los olivos, manifestaron que según han podido conocer la mayoría no sobreviven a los dos años y el resto acaban muriendo en 15 años, además del coste que esto supone; mientras que las paredes que se derriben las tendrán que reconstruir los propietarios si quieren en ese momento, porque sino después tendrán que realizar un retranqueo de 3 metros.

Con estas consideraciones y otras que explicaron en la reunión han realizado un informe, que quieren llevar al diputado de Fomento, al que el pasado 2 de septiembre solicitaron una reunión.

Y es que, como explicaron en la reunión, «paredes, vides y olivos son el alma de un paisaje de agricultura heroica heredada que deseamos preservar, verlo declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y posteriormente Patrimonio de la Humanidad», sin olvidar el gran valor y atractivo turístico de estos elementos patrimoniales.

Tras la creación de la plataforma ciudadana, que está abierta a todas las personas sensibles en estas cuestiones, también se está llevando a cabo una recogida de firmas y no descartan otro tipo de acciones.