El coronel Emilio García Herrera toma el mando de la Subdelegación de Defensa

Autoridades civiles y militares asistieron a la toma de posesión. /LAYA
Autoridades civiles y militares asistieron a la toma de posesión. / LAYA

El salmantino sustituye en su cargo a Félix Eugenio García, que pasa a la reserva, en un acto que contó con la presencia de numerosas autoridades civiles y militares

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

El coronel del Cuerpo General del Ejército del Aire, Escala de Oficiales, Emilio García Herrera es desde ayer el nuevo subdelegado de Defensa en Salamanca, en sustitución de Félix Eugenio García Cortijo, que cesa en el cargo tras pasar a la reserva. El acto de toma de posesión, presidido por el subdirector general de Administración Periférica, el coronel Jesús Ángel García Lidón, contó con la presencia de numerosas autoridades militares y civiles.

García Herrera será el quinto subdelegado de Defensa desde su constitución en 1995. Tras el juramento de su cargo, dio las gracias por la confianza depositada en él y mostró su empeño en dar continuidad a la «buena labor» de su predecesor y «lograr mantener esos excelentes resultados que señalan las encuestas de satisfacción de los usuarios de las delegaciones y subdelegaciones de Defensa».

Tras 39 años de servicio, señaló en su discurso, «no es casualidad que este, mi último destino a esta Subdelegación de Defensa, sea en la ciudad de Salamanca», donde ha sido destinado hasta en tres ocasiones a la Base Aérea de Matacán. Lo calificó como el «broche de oro a mi carrera» y se mostró orgulloso de poder hacer su «último servicio activo también en Salamanca», tierra a la que tiene «un profundo arraigo», ya que es charro.

Además de unas pinceladas personales, el nuevo subdelegado también dio un breve repaso a su vida profesional. Así, estuvo pilotando aviones de transporte «durante una etapa de mi vida muy gratificante, lanzando paracaidistas, llevando ayuda humanitaria por medio mundo, reabasteciendo en vuelo a otros aviones» y también «formando parte de los destacamento aéreos» cuando la OTAN intervino en la guerra de los Balcanes». Una vida «apasionante y enriquecedora como piloto y militar».

Después vino su etapa de trabajo de despacho, sobre todo de gestión de áreas logísticas y en recursos de personas. De esta forma, participó activamente en la creación de la Escuela de Sistemas Aéreos no Tripulados que el Ejército del Aire tiene en Matacán, que le dio «la oportunidad de asomarse a un campo revolucionario, el de los drones», del que dijo «marcará el futuro de la aviación». También fue el segundo jefe de la Base Aérea de Torrejón durante tres años, donde vivió «anécdotas y vivencias únicas e irrepetibles».

Sobre su nuevo cargo, aseguró que es «de servicio a los salmantinos y a sus instituciones» e hizo un repaso a todas las tareas de las delegaciones y subdelegaciones del Ministerio de Defensa, ofreciendo su disposición «a prestar el apoyo y colaboración necesaria con los organismos e instituciones salmantinas, así como con las unidades militares de esta Plaza. Por último, dio las agracias a todos los presentes y a su familia.

Su antecesor en el cargo, el coronel del Cuerpo General del Ejército de Tierra Félix Eugenio García Cortijo, se refirió en su discurso a lo que ha supuesto durante estos tres años su cargo, «una gran satisfacción y un gran honor», señalando que «no es una despedida, es un hasta la vista». Se va, afirmó, «con un cúmulo de sentimientos inmenso, en el que, sin ninguna duda, prima el de agradecimiento».

El subdirector general de Administración Periférica cerró los discursos, felicitando y agradeciendo a ambos su trabajo. El acto finalizó con un vino español para los presentes.