Controles «sistemáticos» de alcohol y drogas para los conductores el Fin de Año Universitario

La Plaza Mayor durante la Nochevieja Universitaria del año pasado./LAYA
La Plaza Mayor durante la Nochevieja Universitaria del año pasado. / LAYA

La Policía vigilará todos los accesos a la Plaza Mayor, cuyo aforo estará limitado a 21.700 personas

D. BAJO / WORD

El Fin de Año Universitario (la antigua Nochevieja Universitaria, que estrena denominación pero mantiene la esencia) llenará de nuevo la ciudad con miles de jóvenes venidos desde los cuatro puntos cardinales. Durante una noche, la ciudad se convertirá en una inmensa fiesta al aire libre (botellón, opinan algunos) y los servicios de seguridad y de emergencias tendrán trabajo extra.

La subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez, presidió esta semana la reunión de la Junta de seguridad Local, en la que se decidió qué recursos desplegar durante la noche del jueves al viernes para velar por la seguridad de todos.

Ayer se conocieron todos los detalles. La Policía Local desplegará durante todo el jueves y la madrugada del viernes «un amplio dispositivo de vigilancia y seguridad». Igual que en ediciones anteriores «este operativo incidirá de manera especial en la Plaza Mayor y sus entornos, en el casco histórico y en las ubicaciones donde tengan lugar los distintos acontecimientos y actuaciones relacionadas con esta celebración». Es un detalle relevante, ya que otros años se organizaron acontecimientos paralelos en otros lugares de la ciudad, como el Sánchez Paraíso, y eso obligó a movilizar aún a más medios.

Ojo avizor en la Plaza

La Plaza, por tanto, acapara toda la atención. En todos los accesos «se realizarán inspecciones y controles intensivos de seguridad. En cuanto al tráfico rodado, en el interior y en el entorno de la primera vía de ronda se efectuarán controles de alcoholemia y drogas a los conductores», explican.

Habrá controles «en los lugares de la celebración de este evento y en las calles y corredores peatonales de acceso a los mismos» para «garantizar la seguridad pública y evitar, al mismo tiempo, el consumo indiscriminado de alcohol en la vía pública». Las inspecciones de entrada a la Plaza Mayor «serán efectivos desde primera hora de la tarde, permaneciendo abiertos al tránsito de personas los accesos peatonales tras los preceptivos registros individuales». La Policía Local «controlará directamente la entrada al recinto a través de un dispositivo de seguridad reforzado en el que participarán las Unidades Caninas, integradas por perros adiestrados a cargo de sus respectivos guías policiales». Además, limitará el aforo del ágora: podrán acceder un máximo de 21.700 personas, pero la Policía Local se reserva el derecho de «interrumpir en cualquier momento la entrada al recinto por razones de seguridad aunque no se hubiera completado el aforo previsto o por cualquier otro motivo que pusiera en peligro la integridad de las personas y los bienes». Es más, un grupo de agentes se situará en los balcones para tener un visión panorámica de la Plaza y advertir sobre riesgos de avalanchas y similares.

Las autoridades advierten de que «no podrán introducirse bolsos, mochilas o maletines que excedan de las dimensiones 60x30x15 centímetros, ni tampoco objetos contundentes o susceptibles de ser utilizados de forma violenta o peligrosamente». También están vetados «los petardos, bengalas, tracas y material pirotécnico en general además de objetos peligrosos, contundentes o cortantes; tampoco envases de vidrio, botellas, latas y elementos similares así como pancartas, sábanas, mástiles o palos».

Para evitar males mayores se habilitarán las correspondientes salidas de emergencia y evacuación. Éstas «estarán debidamente señalizadas sobre los arcos, con cartelones de dos metros de ancho por uno de alto» con el lema 'Exit/Salida'. Por supuesto, todos los sistemas de vidiovigilancia estarán en funcionamiento.

Alrededores del centro

Las medidas de seguridad no se limitan al acceso o al interior de la Plaza, sino que se expanden a todo su perímetro. Los agentes de la Policía Local «se ubicarán en todo el perímetro» del foro «con el fin de garantizar la seguridad de los asistentes y de impedir el consumo de alcohol».

Policía Nacional, Guardia Civil, Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, Protección Civil, Cruz Roja y responsables de la propia organización del evento también forman parte del sistema de seguridad.

El Cuerpo Nacional de Policía ubicará a sus agentes «en un segundo cinturón dentro de la ciudad». Por su parte, la Guardia Civil «establecerá puntos de control de tráfico y seguridad en todos los accesos y salidas por carretera para completar el operativo previsto».

Cabe destacar que los tres cuerpos policiales «efectuarán de manera coordinada controles preventivos y de seguridad durante todo el día y durante toda la noche».

Los puestos sanitarios de socorro y emergencia estarán situados, como otros años, en el pasaje de la Caja de Ahorros (cerrado al tránsito peatonal esa noche) y en la plaza del Poeta Iglesias, donde se atenderán los percances y contingencias que pudieran producirse. Los puntos de asistencia estarán señalizados con banderolas para que sean fáciles de ubicar.

El operativo sanitario preventivo correrá a cargo de Cruz Roja, que junto con los equipos médicos y de enfermería «contará con 40 voluntarios y movilizará varias ambulancias hasta las seis de la madrugada del viernes». La sede de la Policía Local, en la avenida de la Aldehuela, ha habilitado el gimnasio con 60 camillas dispuestas ante posibles emergencias sanitarias o asistenciales.

El servicio de bomberos desplazará dos dotaciones competas con autobombas. La primera estará en la plaza del Poeta Iglesias y la segunda, en la calle Zamora. Además, tanto el servicio municipal de mantenimiento como el servicio de grúa estarán movilizados en las plazas del Poeta Iglesias y de Los Bandos, respectivamente, para atender cualquier eventualidad.

La Policía Local también remitido instrucciones a los locales adheridos para que extremen sus propias medidas de seguridad, limitando el mobiliario en el interior de los mismos, revisando y poniendo al día los extintores, habilitando las salidas de evacuación o emergencia y evitando que se superen los aforos máximos permitidos en cada caso.

Alcohol y drogas

Desde el Ayuntamiento insisten en recordar que habrá controles «preventivos» de alcohol y drogas tanto en las entradas como en las salidas de la ciudad. Las pruebas serán «sistemáticas» y si el conductor da positivo en alguna sustancia se procederá a inmovilizar el vehículo.

La Policía Local reforzará las tareas de vigilancia para evitar el consumo de bebidas alcohólicas en las vías públicas, plazas y parques. Los agentes se incautarán de las bebidas alcohólicas susceptibles de ser consumidas en la vía pública y velarán por la seguridad y el descanso de los vecinos, evitando el consumo fuera de los establecimientos públicos.

Y cuando todo pase y la ciudad vuelva a la calma, el Ayuntamiento pondrá en marcha un Servicio Especial de Limpieza, reforzado con más de una veintena de vehículos como barredoras, fregadoras, baldeadoras y camiones de recogida. El año pasado recogieron 14.000 kilos de desperdicios.

Además, se instalarán más de 40 contenedores en las entradas y salidas a la Plaza Mayor y 48 baños portátiles que serán ubicados en el entorno de la Plaza. El viernes llegará el momento de hacer balances y ver qué tal ha quedado la ciudad tras la macrofiesta.

Cierre de calles

Las restricciones al tráfico comenzarán a las 18:00 horas, aunque podrían adelantarse en función de los acontecimientos. La Policía cortará las siguientes vías del centro de la ciudad: calle Correhuela, Pozo Amarillo, plaza del Mercado, calle Varillas, San Teodoro, San Juan de la Cruz, San Pablo, Quintana, Juan del Rey, Prado, Íscar Peyra, Espoz y Mina, Conejo y calle Especias. En todas ellas el estacionamiento de vehículos estará prohibido desde las 15:00 horas. En todas las vías citadas, así como en las calles Zamora y Toro, las operaciones de carga y descarga se darán por finalizadas a las 17:00 horas.

Además, desde las 23:00 horas también podrían cortarse al tráfico de vehículos la Gran Vía (desde la plaza de España y Arroyo de Santo Domingo) y la calle Condes de Crespo Rascón (desde el paseo de Carmelitas). Las paradas de los autobuses urbanos ubicadas en la plaza del Mercado y la calle San Pablo se trasladarán a la Gran Vía. Las paradas de taxis de la plaza del Mercado y la calle San Teodoro se trasladarán a la plaza de San Julián.

Por otro lado, es recomendable que los conductores utilicen los nuevos aparcamientos en superficie, especialmente los ubicados en la avenida de San Agustín, avenida de la Aldehuela, Henry Collet y calle La Radio.

 

Fotos

Vídeos