Consternación en Alba de Tormes por la muerte de cuatro jóvenes vecinos en accidente de tráfico

Fallecen tres jóvenes en un accidente de tráfico en la antigua carretera CV-40 en Galisancho. / Jesús Formigo / ICAL

La Guardia Civil confirma que viajaban seis personas en un vehículo de cinco plazas, en un fin de semana trágico en las carreteras de Castilla y León con seis víctimas

DANIEL BAJOSalamanca

Un accidente de tráfico se cobró este domingo la vida de cuatro jóvenes salmantinos en una de las jornadas más negras que se recuerdan en las carreteras de la provincia.

El accidente sucedió a las 7:30 de la mañana en el punto kilométrico 11.300 de la carretera DSA-130 (antigua CV-40), en el término municipal de Galisancho. El vehículo en el que viajaban los seis jóvenes se salió por la parte izquierda de la vía y colisionó contra un árbol. Como consecuencia del golpe, dos varones de 20 y 17 años fallecieron en el acto y otra chica de 17 murió en el traslado al Complejo Asistencial de Salamanca.

Más información

Horas más tarde, en torno a las 16:20 horas, uno de los heridos fallecía en el Virgen de la Vega. Fuentes hospitalarias comentaban a lo largo de la mañana que su estado era «extremadamente grave» y finalmente no pudo superar las heridas.

Las víctimas del choque responden a las iniciales R. G. G (20 años); V. L.E (18 años según la Guardia Civil de Tráfico, aunque otras fuentes afirman que tenía 17) y R. E. A. (17 años). Según la Agencia Ical, el fallecido en el hospital sería R. V. S, de 19 años. Además, A. J. L, de 29 años, y A. Z. M., de 25, siguen ingresados con heridas graves.

Un taxista que circulaba por la carretera, familiar lejano de una de las víctimas, dio la voz de alarma a los servicios de emergencias. Éstos enviaron de inmediato a la Guardia Civil de Tráfico de Salamanca, a los Bomberos de la Diputación (dos dotaciones de Villares de la Reina y Béjar) y a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que movilizó un helicóptero sanitario, una UVI móvil, tres ambulancias de soporte vital básico y dos equipos médicos de Urgencias del centro de salud de Alba de Tormes.

Los seis accidentados residían en la villa ducal y las reacciones, una vez conocido el accidente, no se hicieron esperar. La alcaldesa de Alba, Concepción Miguélez, confirmaba que los seis vivían allí y algunos trabajaban en el pueblo. Explica que se enteró a través de los comentarios de los vecinos y que Protección Civil se lo confirmó poco después. En cuanto a la situación en la localidad, la calificaba de «tragedia. Es algo que no se puede describir. Hay una conmoción total. Aquí nos conocemos todos y conocen a los jóvenes. Les han visto crecer. Algunos ya estaban trabajando. Son vidas rotas», concluyó.

Alba de Tormes decretó ayer tres días de luto oficial y colocó las banderas a media asta. A primer hora de la tarde se instaló una capilla ardientes en el polideportivo de la localidad, al que se desplazaron numerosos parientes y amigos para acompañar a los familiares en el duelo.

La delegada del Gobierno en la región, Mercedes Martín, transmitió sus condolencias a la alcaldesa y le comunicó que hoy acudirá al funeral en pabellón polideportivo de la villa. La delegada calificó lo sucedido de «absoluto drama». El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, visitó la capilla ardiente durante la tarde de ayer. Además, el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea y el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, entre otras autoridades regionales, mostraron su pesar por lo sucedido.

El accidente tuvo lugar en el término municipal de Galisancho, poco antes de llegar el núcleo urbano. El regidor, José Rodríguez, explica que al parecer los jóvenes volvían de las fiestas de Santa Inés, una de las tres localidades que componen el citado municipio. «Las malas noticias llegan enseguida», se lamentó. Los vecinos de la localidad estaban «destrozados» por lo sucedido. La concejala responsable de Santa Inés, María Teresa Coria, corroboraba que estaban todos «muy afectados. Ha sido muy fuerte. Era jóvenes conocidos y estamos desbordados». Alba, Galisancho y Santa Inés son localidades muy cercanas «y todos tenemos hijos que se conocen. Estamos consternados». De hecho, la localidad de Santa Inés convocó ayer un minuto de silencio en memoria de los fallecidos y decretó la suspensión de las fiestas veraniegas.

Gráfico del accidente.
Gráfico del accidente. / J. CUENCA

Investigación

Un portavoz de la Guardia Civil de Tráfico compareció, dada la magnitud del suceso, para explicar lo sucedido y anunciar qué medidas adoptarán para tratar de esclarecer los detalles del accidente.

El teniente del Subsector de Tráfico de Ciudad Rodrigo, Juan Ramón Marcos, confirmó que, al haber fallecidos, investigarán al conductor del vehículo por tres presuntos delitos de homicidio imprudente y dos de lesiones imprudentes (en el momento de realizar estas declaraciones uno de los heridos aún permanecía con vida). También solicitarán un análisis de sangre del conductor para determinar la posible presencia de alcohol o drogas.

«Es algo que se va a empezar a hacer y con la que tenemos que tener constancia. Se trata de evitar este tipo de situaciones.No sabemos cuál ha sido la causa, pero hay que evitar este tipo de situaciones que lleven a resultados tan horribles».

Los servicios de emergencias hallaron «un escenario dantesco», con «personas alrededor del vehículo». La salida de vía «ha implicado algún movimiento de rotación del vehículo y alguno ha salido despedido. ¿Por qué? Porque como iban seis personas, una al amenos no llevaba cinturón de seguridad.Los demás lo tendremos que investigar. Lo que hagan los forenses será determinante para determinar si hay algún tipo de marcas sobre el cuerpo de las personas que nos dejen ver si llevaban cinturón de seguridad». Superar la capacidad del vehículo es «algo que no debe de ocurrir en ninguna situación».

Los equipos de atestados de Tráfico ya están tratando de averiguar qué paso y cómo. Las causas del suceso están «pendientes de investigación». Participarán varios equipos especializados en la reconstrucción de accidentes de tráfico. Los miembros de atestados «están cualificados» pero en casos como el de ayer en Galisancho se suman más expertos a las labores de peritaje. El vehículo, obviamente, está custodiado y puesto a disposición judicial. El teniente del subsector de Tráfico advirtió de que las distancias pequeñas «son casi más importantes que las largas» porque «no les damos importancia». En este caso, las localidades de Alba de Tormes y Santa Inés están separadas por apenas 15 kilómetros.

Fallecen tres jóvenes en un accidente de tráfico en la antigua carretera CV-40 en Galisancho.
Fallecen tres jóvenes en un accidente de tráfico en la antigua carretera CV-40 en Galisancho. / Jesús Formigo-ICAL

Seis fallecidos en Castilla y León

El fin de semana deja seis fallecidos en las carreteras de Castilla y León en tres accidentes. A los cuatro jóvenes fallecidos en Salamanca, hay que sumar los dos motoristas que se mataron en Burgos.

Con ellos, se acumulan 48 víctimas mortales por accidentes de tráfico en lo que va de año en la comunidad.

Uno de los motoristas falleció el sábado, al sufrir una caída en el kilómetro 22 de la carretera BU-550, en las inmediaciones de San Pantaleón de Losa, en el término municipal de Valle de Losa (Burgos). El accidente se registró minutos antes de las 12:12 horas.

De la misma forma, a las 16:50 horas de este domingo, un motorista perdió la vida, cuando la moto con la que transitaba por la carretera N-623 sufrió un accidente en el kilómetro 91,3, en el término municipal de la localidad burgalesa de Valle de Valdebezana, en el puerto burgalés del Escudo.

Además, cuatro personas resultaron heridas este domingo, entre ellas un joven de 19 años, al producirse una colisión entre dos turismos en el kilómetro 20 de la carretera CL-526, a su paso por Robleda (Salamanca).

De la misma forma, en Salamanca, dos jóvenes de 24 y 18 años y un varón de 36 años, resultaron heridos a primera hora de la mañana de este domingo tras salirse de la vía el turismo en el que viajaban. El accidente se produjo a las 7:13 horas, en la Autovía de la Ruta de la Plata (A-66), en el kilómetro 329 en sentido Salamanca, a la altura de Castellanos de Villiquera.