El Consistorio de Ciudad Rodrigo trabaja para que el Reloj Suelto sea Patrimonio Inmaterial

Fachada de la Casa Consistorial con la campana en la parte más alta. /S.G.
Fachada de la Casa Consistorial con la campana en la parte más alta. / S.G.

El Boletín del Estado publicó un acuerdo por el que declara el toque manual de campanas con esta categoría

S.G.CIUDAD RODRIGO

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo ha cogido al vuelo la decisión que tomó el pasado 17 de abril el Consejo de Gobierno de declarar el toque manual de campanas como Patrimonio Cultural Inmaterial. El acuerdo fue publicado en el Boletín Oficial del Estado el 23 de abril.

Aunque están recogidos implícitamente todos los toques manuales de campanas, el Consistorio se ha puesto manos a la obra para que se incorporen al expediente, si es que no lo están ya, ejemplos específicos de localidades con toques especiales como puede ser el conocido toque de la campana del Ayuntamiento, el Reloj Suelto de Ciudad Rodrigo, utilizado en ocasiones como advertencia o a modo de saludo cuando la campana municipal queda liberada de las señales horarias.

De manera clara, esa campana y su toque 'especial' tiene mucho valor durante los días del Carnaval del Toro, pues en función de los toques se indica dónde se encuentra el ganado en la calle: Un toque, ha finalizado, no queda ningún toro en la calle; dos toques, se ha cerrado la puerta metálica en la zona del Registro; tres toques, se ha cerrado la puerta metálica enfrente del antiguo Centro de Salud; toque continuado se desarrolla encierro o desencierro y toque rápido continuado, el ganado entra o sale de la Plaza Mayor convertida en plaza de toros.

Otros momentos en los que suena la campana del Reloj Suelto son el cinco de enero con la cabalgada de los Reyes Magos; el Domingo de Ramos, con la entrada de la Borriquilla en la Plaza Mayor y el Domingo de Resurrección, en el momento en que la Dolorosa cambia el manto al blanco.

Tomás Domínguez, funcionario municipal, recuerda que hasta mediados del siglo XX «esos toques daban la alarma ante fuegos y eran diferentes si se trataba de la zona del Arrabal del Puente, la estación o la ciudad».

Esa campana de la Casa Consistorial data del siglo XVIII y, según la información de la que se dispone, se fundió en el mismo Ciudad Rodrigo.