El Consistorio de Ciudad Rodrigo terminará la obra del adarve tras renunciar la empresa

El alcalde junto a otros concejales del equipo de Gobierno. /S.G.
El alcalde junto a otros concejales del equipo de Gobierno. / S.G.

Han alcanzado un acuerdo en virtud del cual la adjudicataria cobrará por la actuación que ha ejecutado hasta la fecha

S.G.CIUDAD RODRIGO

El alcalde de Ciudad Rodrigo, Marcos Iglesias, anunció que será el propio Ayuntamiento el que termine la obra del adarve de la muralla tras llegar a un acuerdo de renuncia con la empresa adjudicataria.

Iglesias apuntó que esta actuación, que va desde la Brecha Grande hasta la plazuela del Conde, es una «herencia complicada» del anterior equipo de Gobierno dado que la obra debería haber sido acabada en enero de 2019.

«Hemos trabajado desde el principio de manera intensa para darle una solución al problema, había una inacción técnica y política, la obra estaba prácticamente paralizada y no avanzaba».

El primer edil apuntó que se ha trabajado de manera conjunta entre varias delegaciones y apuntó que había tres soluciones posibles: «Seguir mirando para otro lado que es lo que estaba haciendo el anterior equipo de Gobierno, cuando llegamos no había ninguna solución encima de la mesa», dijo, «la segunda opción era la generación de un conflicto con la licitadora que no llevaba a nada y la tercera, que es lo que ha hecho este equipo de Gobierno, es llegar a un acuerdo con la empresa para que haya una renuncia por parte del licitador y continuar nosotros con la obra».

En su momento, la empresa adjudicataria se quedó la obra por 110.046,35 euros iva incluido lo que supuso una rebaja considerable del precio de salida, 141.085,07 euros.

La obra se retomará en el momento que haya personal municipal disponible

Para llegar a este acuerdo de renuncia por parte de la empresa, unos y otros han tenido que hacer sus cuentas y concretar lo que se había ejecutado además del precio. De este modo, se calcula que lo que se ha hecho hasta la fecha tiene un importe de 70.260,26 euros, quedando pendientes otros 39.786,09 euros. Entre las acometidas que todavía estarían pendientes están las intervenciones en paramentos, cañoneras o refuerza de baldosas.

Una vez que el consistorio ha asumido la finalización de la obra, comenzarán las actuaciones una vez que haya disponibilidad de personal municipal, algo que ahora resulta complicado, por ejemplo, debido a la Feria de Teatro.

Abierto al tránsito

Otra de las novedades es que a pesar de que la obra está recepcionada parcialmente, se ha decidido mantener abierto el tramo al público por lo que se han retirado las vallas para que todo el que transite por la muralla pueda pasar tranquilamente.

Una vez que se retomen las actuaciones se volverán a vallar los puntos concretos en los que se vayan realizando acometidas.

Otra de las dudas, es que se hará con los restos del Palacio de Amayuelas que aparecieron a los pocos meses de comenzar la obra. En un principio, se ha solicitado a la arquitecta municipal que elabore un proyecto para que esos restos puedan quedar a la vista pues de momento, no habría capacidad económica para hacer algo de mayor envergadura. Quizás en un futuro, se podría conectar la oficina de turismo de la plaza de Amayuelas con el adarve donde se encuentran los restos.

La intención es seguir interviniendo en otros tramos de la muralla y en este caso concreto, la obra se sufragó con el dinero que Red Eléctrica Española entregó al Ayuntamiento como compensación de la obra que se está llevando a cabo en el término de Ciudad Rodrigo para la electrificación de la línea del tren.

Otro asunto pendiente es la salida que se pueda dar a la obra de la Florida, que también debería estar finalizada desde diciembre.