El Consistorio descarta crear un censo de ADN que identifique a los perros por sus excrementos

Un vecino recoge los excrementos de su perro. /WORD
Un vecino recoge los excrementos de su perro. / WORD

El PP alega dificultades económicas para frenar la idea del PSOE, que pretendía localizar a los dueños que no recogen las heces de sus canes

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El grupo de gobierno del PP ha descartado definitivamente la propuesta del PSOE de elaborar un censo de ADN de los perros existentes en la ciudad, que pretendía identificar las heces de los canes y sancionar a aquellos propietarios incívicos que no recogen los excrementos de sus perros.

La concejal de Salud Pública y Medio Ambiente, María Jesús Fresnadillo, dejó claro en el pleno municipal celebrado el pasado viernes que el Ayuntamiento no pondría en marcha este proyecto, dado que conlleva diversas dificultades técnicas, jurídicas y económicas. Fresnadillo respondió de esta forma a la pregunta formulada previamente por la edil del PSOE, Almudena Timón. En su contestación, la representante del PP explicó que la aplicación de esta metodología con carácter obligatorio resultaría especialmente costosa, dado que cada propietario debería abonar entre 35 y 40 euros para que se hiciera el análisis de ADN de su mascota, cuantía que se debería sumar a los costes derivados del chip, de las vacunas y la desparasitación del can. De hecho, iniciativas similares desarrolladas en otras ciudades españolas no han alcanzado los resultados esperados, como ha sucedido, por ejemplo, en Málaga, donde se ha confeccionado un censo canino de ADN con tan solo un millar de los 100.000 perros censados.

Por si fuera poco y según detalló Fresnadillo, haría falta personal especializado para la toma de muestras así como agentes de la Policía Local expresamente entrenados para la correcta custodia y el traslado de las muestras con vistas a su identificación en el laboratorio. En ocasiones, el ADN de un perro se puede entremezclar con la identificación genética de otros animales, fruto de la orina o del pelo de otros canes. Además, los excrementos pueden encontrarse muy degradados si no se recogen de forma inmediata, incidiendo negativamente y dificultando la correcta determinación de la identidad del animal, precisó la edil del PP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos