Condenado a dos años por abusar sexualmente de una menor en Salamanca

Fahcada de la Audiencia Provincial de Salamanca, que ha dictado la sentencia. /WORD
Fahcada de la Audiencia Provincial de Salamanca, que ha dictado la sentencia. / WORD

Contactó con la niña, que entonces tenía 12 años, a traves de Instagram y después se vieron hasta cuatro veces

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a un hombre por abusos sexuales cometidos contra una menor, de 16 años, a dos años de prisión y la prohibición de aproximarse a menos de 200 metros de la víctima durante cuatro años, además del pago de doce meses multa con una cuota diaria de 4 euros.

La sentencia, facilitada este martes por fuentes del TSJCyL, hace efectivo el acuerdo alcanzado antes de la vista oral, en el que acusado A.S.M., que ahora tiene 22 años, reconoció haber contactado entre los días 3 a 27 de septiembre de 2017 con la menor que entonces tenía 12 años a través de Instagram.

A través de esa red social, el ahora condenado le propuso «reiteradamente y de manera explícita encuentros para mantener contactos de naturaleza sexual y avanzar hasta tener relaciones sexuales, todo ello pese a tener pleno conocimiento de la edad de la menor al habérselo comunicado esta última expresamente».

Tras conseguir convencer a la niña, se materializaron cuatro encuentros durante septiembre de 2017, «el último entre la menor y el acusado mediante besos» y tocamientos de índole sexual, apunta la sentencia, que añade que en la última cita fueron sorprendidos por la madre de la menor, quien interpuso la correspondiente denuncia.

Según los hechos probados en la sentencia judicial, el joven, con iniciales A.S.M., comenzó la interacción con la joven por Internet y ya, a través de este medio, propuso encuentros de naturaleza sexual a la menor, a pesar de que ella le indicó la edad que tenía.

Aun así, desde el 3 al 27 de septiembre de 2017, la conexión virtual continuó y el condenado llegó a convencer a la niña para que quedasen físicamente, algo que ocurrió en hasta cuatro ocasiones en la localidad donde ella reside.

En el último de los encuentros, él abusó de ella con besos y tocamientos, hasta que la madre de la menor les sorprendió, y fue la progenitora quien posteriormente puso la denuncia por los hechos ocurridos.