Comienza la plantación selectiva de 480 árboles en varias zonas de la ciudad

Imagen de las encinas plantadas recientemente en el parque de Huerta Otea. /WORD
Imagen de las encinas plantadas recientemente en el parque de Huerta Otea. / WORD

La ciudad tiene en la actualidad cerca de 80.000 árboles entre ejemplares en línea en las calles y los de parques, jardines, zonas verdes

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El Ayuntamiento de Salamanca inició esta semana la plantación de otros 481 árboles, tras la adjudicación de un nuevo contrato de suministro, que estarán repartidos por toda la ciudad.

Esta iniciativa medioambiental está incluida en la Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde, con 276 medidas a desarrollar durante los próximos 15 años para impulsar un nuevo modelo con una iniciativa pionera entre las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, como informaron desde el Consistorio.

Los primeros ejemplares fueron cinco encinas en la zona de pradera del parque botánico de Huerta Otea, donde también se plantaron olmos resistentes a la grafiosis. De esta manera, el Consistorio integra la naturaleza con historia y cultura, intenta mejorar la salud urbana, cohesionar los barrios y promover la educación en valores, además de fomentar el empleo y el emprendimiento a través de nuevas actividades económicas ligadas al turismo, el medioambiente y la agroalimentación.

La capital del Tormes tiene en la actualidad cerca de 80.000 árboles, sin tener en cuenta toda la ribera del río Tormes, competencia de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Una cantidad dispuesta en línea en las calles y avenida de la ciudad, en parques, jardines, zonas verdes y patios de centros de escolares. Con la Infraestructura Verde esta cantidad aumentará a través de corredores verdes, micropaisajes y reservas integrales, sin uso recreativo, destinadas a la regeneración ambiental y al estudio científico.

Se trata además de una estrategia ligada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para frenar el cambio climático antes del año 2030. Así, el aumento de la biodiversidad urbana es uno de los ejes de la Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde en Salamanca, puesto que contribuirá a la reducción de dióxido de carbono y a mejorar la salud de los ciudadanos.