El Comedor de los Pobres recauda 5.800 euros en su tradicional cuestación anual

Una de las 16 mesas que se distribuyeron ayer por la ciudad./SERNA
Una de las 16 mesas que se distribuyeron ayer por la ciudad. / SERNA

La entidad, que reparte diariamente unos 200 menús, distribuyó 16 mesas por la ciudad, con siete voluntarios por cada una ellas

ROSA M. GARCÍA / WORD

Un total de 5.847 euros recaudó el Comedor de los Pobres en su campaña de cuestación anual; una cifra similar a la de los últimos años. En total, se distribuyeron 16 mesas por distintos puntos de la capita salmantina, con siete voluntarios en cada una de ellas; una labor para el que han contado con la colaboración de siete hermandades, un colegio y una parroquia.

Este año han querido salir a la calle con gente externa al Comedor, aparte de los voluntarios, explicó José Luis Mielgo, uno de los coordinadores del Comedor de los Pobres. Por eso, han trasladado de viernes a sábado el día de la cuestación. «Hemos querido hacerlo así porque celebramos el 25 aniversario de la fundación del Comedor». Son personas que durante todo el año les están ayudando y «normalmente cuando lo hacemos los viernes salimos solo voluntarios».

El Comedor de los Pobres reparte unos 40.000 menús al año. Mielgo señala que hace tres años y medio, cuando él empezó de voluntario, «se daban 60-70 comidas al día y ahora rondan las 200 comidas», a lo que hay que añadir las personas de la calle que van directamente a comer Comedor.

Además, recordó otra de las actividades que tiene en marcha, como son las clases particulares a niños de familias con problemas, «que no tiene medios para poder pagar clases particulares». Este servicio lleva dos años funcionando con buenos resultados, explicó. El profesorado totalmente voluntario da clases todos los días de la semana, en dos turnos a unos 20 años. «Es una satisfacción, porque iban muy mal y más del 90% de ellos el año pasado aprobaron; y este año nos informan también de que van teniendo buenos resultados».

La personas que acuden al Comedor de los Pobres tienen que «pasar por un filtro, se cruza información con el Banco de Alimentos y Cruz Roja», explicó, y añadió que hay personas que llevan varios años acudiendo, pero «siempre hay gente nueva y otros que va de paso por Salamanca». Mielgo señaló que existe mucha gente necesitada, pero tampoco son tan elevadas como muchas veces se oye.

La mayoría de la gente que necesita de su ayuda son vecinos de Salamanca, bastantes inmigrantes, señala, y «luego gente de paso que van a comer allí». Los primeros recogen su menú diario en un tupper y también se les da un lote de comida mensual», siempre que tengan sitio, porque hay mucha gente viviendo habitaciones alquiladas que no tienen un sitio para cocinar y no se lo podemos dar».

El Comedor lleva haciendo una gran labor durante 25 años, pero «sin los socios, las empresas que colaboran, las entidades que apoyan, los donativos, etc. no podríamos hacerlo», concluyó.