Dos cochecitos eléctricos llevarán a los niños ingresados en Pediatría hasta el quirófano

Momento de la presentación de los dos cochecitos para los niños ingresado en el Hospital. /LAYA
Momento de la presentación de los dos cochecitos para los niños ingresado en el Hospital. / LAYA

Reducir el estrés, el miedo y la ansiedad de los pequeños es el objetivo de estos vehículos donados por Cruz Roja y Automóviles Helmántica

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Los niños y niñas ingresados en la planta de Pediatría del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca podrán desplazarse en mini coches eléctricos desde sus habitaciones hasta el quirófano o a realizarse una prueba médica. El objetivo es convertir el recorrido en un juego para reducir el estrés, el miedo y la ansiedad que produce en los pequeños las intervenciones, al tener que separarse de sus padres y enfrentarse a lo desconocido.

Los dos cochecitos están disponibles desde ayer en los servicios de Pediatría y Cirugía Pediátrica del Hospital Clínico y son una donación de Cruz Roja Salamanca y Automóviles Helmática. Controlados por mando radiocontrol, los automóviles circulan entre cinco y seis kilómetros por hora, cuentan con cinturón de seguridad, iluminación LED y volante con sonidos. Su uso está indicado para los pequeños entre los 3 y 5 años.

La iniciativa se enmarca dentro de una línea prioritaria, «de un proyecto más ambicioso, que tiene que ver con la humanización» de la asistencia sanitaria, tal y como explicó el gerente del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Luis Ángel González, durante el acto de presentación. Así, pretenden trasladarlo a todas las zonas asistenciales donde haya menores. «Se va a trabajar en la humanización del Hospital, como uno de los grandes proyectos, que se inicia hoy con estos dos coches», señaló, agradeciendo la donación de los mismos.

Por su parte, el jefe de Servicio de Pediatría, Pedro Gómez de Quero, resaltó la importancia «no solo de que los niños tengan la mejor asistencia, con los mejores médicos, enfermeras, cirujanos, etc., sino que el ingreso de un niño causa mucho estrés e ir al quirófano más todavía, por eso una parte importante es la humanización». También quiso agradecer no solo a los profesionales, sino a las personas voluntarias de distintas ONG y asociaciones que «cada día ayudan a que los niños estén mejor».

El acto también contó con la presencia del jefe de servicio de Cirugía Pediátrica, Jorge Liras, que aseguró que la incorporación de estos cochecitos harán que «la planta sea más humana, más infantil», destacan la sensibilidad que existe en el hospital con los pacientes más pequeños, así como la labor «fabulosa» que se realiza desde Cruz Roja Salamanca, cuyo presidente, Jesús Juanes, agradeció a la Gerencia del Complejo Asistencia «la diligencia en atender su propuesta». Una idea, dijo, que surgió hace poco más de un mes, con el objetivo de «facilitar que los niños y niñas que entran al quirófano lo hagan de forma lúdica y divertida».

Cruz Roja Salamanca, añadió, acompaña desde hace 20 años a los niños en el hospital y en el presente año unos 120 menores han sido atendidos por 40 voluntarios de la ONG.

El gerente de Automóviles Helmántica, Sergio Pérez, calificó la iniciativa de «maravillosa» y agradeció que se haya contado con su empresa para colaborar y hacer más fácil la vida de las personas y de los niños».