Cientos de vecinos disfrutan de las dos primeras jornadas de las fiestas patronales

La organización de las fiestas sirve la paella a los vecinos de Villoruela./WORD
La organización de las fiestas sirve la paella a los vecinos de Villoruela. / WORD

El concurso de disfraces, la paella popular y la verbena también atrajeron a un gran número de visitantes de los pueblos vecinos

REDACCIÓN / WORD

El alcalde de Villoruela, Florentino Hernández, comentaba esta semana que las fiestas de su localidad se celebran en la mejor época del año porque los jóvenes están de vacaciones, ningún otro pueblo de la comarca de Las Villas tiene festejos durante estas semanas, hace buen tiempo y no suele haber riesgo de tormentas y es fácil que la gente de Salamanca se anime a acercarse, pues la localidad está a apenas 28 kilómetros.

Y durante los dos primeros días de fiestas en honor de la Virgen del Carmen y el Cristo de la Esperanza parece que ha acertado de pleno.

Villoruela se llenó durante la noche del viernes de vecinos y de visitantes, llamados a disfrutar de las primeras horas de fiestas. Durante todo la noche se vieron a numerosas peñas disfrazadas de todo lo habido y por haber (desde superhéroes a brujas, emoticonos, flores o rockeros), compitiendo para trata de ganar el concurso de disfraces organizado por el Consistorio.

Ayer la atención se trasladó, al menos durante la mañana, al pabellón municipal y su campeonato de bolos clásicos y a la zona de acampada, donde reinaron las fiestas del agua y la socorrida paella. Ésta, tal y como auguraba el alcalde, concentró a cientos de asistentes, que no dudaron en guardar cola para conseguir una ración para disfrutar con los amigos. El día continuó con guerras de colores, encierros taurinos y una multitudinaria verbena (en algunas ocasiones se han superado los 4.000 asistentes).

El plan para hoy tampoco desmerece: encierro infantil por la mañana, final de bolos clásico, animación infantil con la patrulla canina, concentración de coches clásicos en la plaza del pueblo a partir de las 17:00 horas, partido de viejas glorias, encierro al caer la tarde y de nuevo verbena para despedir el fin de semana.