Fútbol - Segunda B

Chiquimarco asegura que el segundo entrenador no tenía título y que le intentaron imponer jugadores

Marco Antonio Rodríguez, en su rueda de prensa de ayer mismo./SERNA
Marco Antonio Rodríguez, en su rueda de prensa de ayer mismo. / SERNA

El ya exentrenador del Salamanca CF UDS asegura en Marca que el club «se ha dado cuenta que yo no iba a ser un títere»

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

No ha tardado mucho en dar su versión Marco Rodríguez, Chiquimarco, sobre su abrupta salida del Salamanca CF UDS, que le había contratado hace apenas tres días, y que esta misma mañana comunicó oficialmente su cese.

Y lo ha hecho a través del diario deportivo MARCA, asegurando que el segundo entrenador no quería trabajar con él y no tenía título para entrenar al equipo, al tiempo que asegura que le querían imponer jugadores.

«Quien no quiere estar en un escenario como Salamanca. Con 22 años de experiencia en el alto rendimiento no hace falta pasar por categorías inferiores, eso no te hace menos. Dentro de mi equipo de trabajo, iba a traer a gente de España, jóvenes entrenadores en España, a parte de mi hermano como gente de confianza, pero no me dejaron», afirma Chiquimarco en MARCA.

«Me querían imponer un segundo entrenador conmigo, sin título, paisano mío, yo quería traer alguien español, pero con título para poder dirigir. Quería hacer las cosas mejor. Soy capaz de escuchar capacidades de mejora, pero el entrenador soy yo y soy el que toma las decisiones».

Chiquimarco ya dejó claro cuando llegó a Salamanca que él era el entrenador y que él tomaba las decisiones, algo que, según el técnico mexicano, no le dejaron hacer.

Además, asegura en el diario deportivo que se sintió poco respaldado, tanto por la prensa, como por parte de la afición: «Empiezo a ver campañas por redes sociales para que no me dejasen tomar decisiones. Hay traicioneros en este proyecto. El plan era ponerme y que ellos hicieran lo que quieran. Yo empecé a ver cosas extrañas contra mi persona».

Hasta el punto de imponerle una serie de decisiones por las que Chiquimarco no iba a pasar, afirman en MARCA. «Intentaron decirme a quién tenía que alinear, no me dieron la oportunidad de ser el entrenador. La gota que colmó el vaso fue cuando fuimos a presentar al club y veo que el comportamiento cambia, traiciones, mal ambiente interno, los jugadores empezaron a sabotearme. El entrenador soy yo, siempre lo dije cuando vine. Si voy, pero decidiré y evaluaré. Lo que funcione se queda y lo que no se irá», recoge este medio.

«El que me pusieron de segundo entrenador dijo que conmigo no entrenaba más, que ni siquiera tenía el título. Pero yo tampoco le quería a él en mi equipo. Yo seguía trabajando y hoy en la mañana me dijeron que no continuaba. Me dijeron que había que parar esto ya», ha declarado Chiquimarco al diario MARCA, añadiendo que la orden «ha venido de arriba», y que dieron cuenta de que «no iba a ser un títere».