El Cerro homenajea a Pedro Calama por sus 60 años como párroco del pueblo

Pedro Calama, en el centro, junto a los sacerdotes que le acompañaron en el homenaje./MARJES
Pedro Calama, en el centro, junto a los sacerdotes que le acompañaron en el homenaje. / MARJES

El sacerdote recibe emocionado este reconocimiento organizado por los propios vecinos

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORDEL CERRO

Los vecinos de El Cerro organizaron en la tarde-noche de ayer un homenaje a quien ha sido su párroco los últimos 60 años, Pedro Calama, quien fue ordenado sacerdote hace 65 años, por lo que como explicaba el propio protagonista a este periódico, ha sido «toda una vida».

Por ello, se mostraba muy emocionado, ya que ha sido «una tarea larga y no merezco tanto», pero si los vecinos así lo han hecho «será por algo», reconocía; y daba gracias a Dios por esta celebración.

Un homenaje que consistió en una eucaristía de acción de gracias, concelebrada por 15 curas y en la que el vicario general leyó una carta escrita por el obispo felicitando a Pedro Calama.

Tras la misa se descubrieron dos placas, una que ha sido un regalo de los vecinos de El Cerro y que ha sido colocada en el soportal de la iglesia, que hace alusión a esos 60 años como párroco; mientras que la segunda de las placas se encuentra en la plaza de la Iglesia, que cambia de nombre para denominarse a partir de ahora plaza de Don Pedro Calama, la cual ha sido colocada por el Ayuntamiento.

Asimismo, la Corporación municipal quiso obsequiar al cura con una placa de despacho en recuerdo de este día y como homenaje a su entrega al pueblo de El Cerro.

El acto finalizó con un copioso convite preparado por los vecinos en la plaza, donde ya tuvieron tiempo y la oportunidad de felicitar personalmente al homenajeado que, ayer, no podía sentirse más emocionado y orgulloso del pueblo donde ha ejercido su ministerio durante prácticamente toda su vida laboral y personal.