Cerca de 42.000 medicamentos se suministran a las farmacias a diario

Una de las zonas del almacén de Alliance Healthcare, desde donde se distribuyen hasta 17.000 medicamentos a diario. /LAYA
Una de las zonas del almacén de Alliance Healthcare, desde donde se distribuyen hasta 17.000 medicamentos a diario. / LAYA

En Salamanca hay dos almacenes de distribución que dan servicio tanto a la capital como a la provincia

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Los ciudadanos acuden con o sin receta a la oficina de farmacia más cercana para adquirir un medicamento, bien por indicación de su médico o para adquirir un artículo que alivie su proceso y no requiera de la supervisión del primero. Pero para que ese fármaco llegue a las manos del paciente tiene que pasar un proceso que muchos desconecen, y son los almacenes de distribución, por donde pasan antes todos los productos.

Con motivo del Día Mundial del Farmacéutico, el Colegio de Farmacéuticos de Salamanca ha querido dar a conocer otra de las vertientes de la profesión, como es la distribución farmacéutica, que como recuerdan sus responsables, «son los intermediarios entre el laboratorio y la farmacia, ya que ésta no puede pedir al laboratorio de forma directa, y los intermediarios son ellos». En Salamanca hay dos almacenes que dan servicio a las farmacias de la capital y la provincia, en concreto, la Cooperativa Farmacéutica Salmantina (Socofasa) y Alliance Healthcare, que entre las dos distribuyen cada día cerca de 42.000 medicamentos (25.000 en la primera y 17.000 en la segunda).

En cuanto al sistema de trabajo, nada tiene que ver con los inicios de la Cooperativa hace más de cuatro décadas cuando anotaban a mano los pedidos, «ahora todo el sistema está informatizado», aclara su presidente, Javier Ernesto Recio, aunque antes de llegar a la robótica tuvieron que pasar por máquinas de facturación o los IBM. El avance definitivo fue con la llegada de internet, que conecta a tiempo real con las oficinas de farmacia. En el almacén de Alliance Healthcare tienen más de 20.000 referencias, mientras que en Socofasa superan las 21.500. La cooperativa está compuesta por socios que son los propios farmacéuticos, 271 en la actualidad, a los que le llegan los pedidos a través de seis servicios diarios, tres por la mañana, dos por la tarde y uno de noche para las farmacias de guardia. Los fines de semana también hacen turnos de guardia, dos cada día. En el caso de los pueblos, según la zona van una o dos veces cada día. La cuota de mercado de Socofasa es de cerca del 60% mientras que la de Alliance Healthcare es del 33%. Cada uno tiene su sistema automatizado de trabajo, que básicamente consiste en que llegan los pedidos de cada farmacia y se la asigna una cubeta en el almacén, donde se van depositando los medicamentos y otros productos, bien de forma automatizada o manual, según la tipología y los tamaños de los mismos.

Estos dos almacenes de distribución tienen una zona para los artículos de mayor tamaño (como los absorbentes de incontinencia o de alimentación), así como zona de frío, para los fármacos que así lo requieran, como pueden ser las insulinas, a una temperatura de entre 2 y 8 grados. De máxima seguridad, en la Cooperativa cuentan con armarios especiales con códigos para los estupefacientes.

Los médicamente que se apilan en los robots son los que tienen una mayor demanda para los procesos más comunes de la población, como apunta el gerente en Salamanca de Alliance Healthcare, Javier García, «algunos son estacionales, como los antigripales en invierno o los antihistamínicos en primavera», pero hay otros convencionales, como los analgésicos o los antiinflamatorios, entre otros.

Al respecto de su funcionamiento, este responsable confirma que cuando se reciben los artículos en el almacén, «se registran en el sistema por lotes y su fecha de caducidad, si no, no nos permite continuar por la trazabilidad del medicamento», y por ello, «sale primero el que caduca antes». El mayor volumen de pedidos se gestiona con el autómata, en el caso de Alliance Healthcare dispone de dos robot (con 650 referencias) y un sistema de cajetines para preparar los pedidos de medicamentos por frecuencia. Por su parte, la directora técnica de la Cooperativa Farmacéutica, Amaya Eguiguren, argumenta que los artículos más demandados están automatizados, en torno al 80% del total.

Cabe destacar al respecto del último de los almacenes que trabaja en Salamanca es que a partir del 1 de enero de 2019 se integrarán al grupo de Bidafarma, extendido en toda España, y del que se beneficiarán los farmacéuticos de Salamanca, en especial, de una serie de herramientas que ofrecen para las oficinas, además de una apuesta por el apoyo a las asociaciones de autoayuda.