Cerca de 4.000 personas se suman a la séptima Marea Blanca en defensa de la Sanidad Pública

Los asistentes a la manifestación, tras iniciar la marcha en el hospital Virgen de la Vega. /M. Serna
Los asistentes a la manifestación, tras iniciar la marcha en el hospital Virgen de la Vega. / M. Serna

Los manifestantes han pedido la dimisión del consejero de Sanidad de la Junta por el incumplimiento de una solución para las listas de espera o la situación de la Atención Primaria

EVA CAÑAS / WORD

En torno a 4.000 personas, según las cifras de la Policía Nacional, y en las que coincide la organización, participaron esta mañana en la séptima Marea Blanca que se celebra en Salamanca por la defensa de la Sanidad Pública. Algunas reivindicaciones eran nuevas, pero en su mayoría ya han sido las protagonistas de esta movilización, como las listas de espera, tanto quirúrgicas, como de consultas o de pruebas diagnósticas, así como la situación actual de la Atención Primaria, donde denuncian una escasez de profesionales, en especial, en el medio rural.

Los manifestantes pidieron la dimisión del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, en varias ocasiones durante el recorrido, que transcurrió desde el hospital Virgen de la Vega hasta la sede de la Gerencia de Salud, en la avenida de Mirat, durante cerca de una hora, en la que no pararon de corear consignas en las que resumían sus peticiones, de diferentes temáticas, como la apertura real del nuevo hospital de Salamanca, la defensa de la Unidad de Foniatría o el rechazo a las derivaciones hacia la sanidad privada.

En la pancarta de cabecera se podía leer el fin de la Marea Blanca, 'Salamanca por la Sanidad Pública', haciendo frente a unas malas previsiones meteorológicas de intensa lluvia que finalmente no empañaron su desarrollo. En otra de las grandes pancartas, seguida a la primera, se leía otro eslogan de esta concentración, 'La Sanidad somos todos'.

Cerca de la una del mediodía llegaban ambas pancartas a las puertas de la sede de la Gerencia de Salud, en la avenida de Mirat, donde se hizo lectura del manifiesto, a cargo del actor y director teatral, Pablo Málaga, donde se alertó de que la Sanidad Pública de Salamanca, «está en grave peligro por los continuos e indiscriminados recortes en la Atención Primaria y Especializada». Este manifiesto terminó con la lectura de los doce puntos que conforman las exigencias de la Plataforma de Salamanca para la Defensa de la Sanidad Pública, entre las que se encuentra, «un modelo sanitario eficiente, integrado y coordinado», o unas listas de espera «públicas y transparentes, donde el paciente pueda conocer el tiempo de ser atendido», entre otras.