El centro cultural de la Torre de Anaya, sin abrir cuatro años después de su anuncio electoral

Imagen de las obras que se ejecutan en el interior de la Torre de los Anaya. /LAYA
Imagen de las obras que se ejecutan en el interior de la Torre de los Anaya. / LAYA

Mañueco lanzó la idea en 2015, el Ayuntamiento presentó el proyecto en 2017, las obras aún no han acabado y todavía no hay fecha de apertura

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El 14 de mayo de 2015 el entonces alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, anunció en plena campaña electoral que, si lograba su reelección como regidor de la ciudad en los comicios municipales que se celebraron en aquella primavera, convertiría la Torre de los Anaya, que data del siglo XV, en un gran centro cultural mediante una inversión de 1,4 millones de euros.

Mas de dos años después –concretamente el 25 de septiembre de 2017– la promesa electoral comenzó a tomar forma. Ese día Mañueco, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el entonces concejal de Cultura y Turismo, Julio López Revuelta, presentaron con todo lujo de detalles a los periodistas, durante una visita al interior del emblemático inmueble de la calle San Pablo, el proyecto del futuro centro cultural y avanzaron entonces que abriría sus puertas con vistas al año 2019.

Tras superar los correspondientes trámites, como obtener el proyecto de rehabilitación las pertinente autorizaciones de la Comisión de Fomento y Patrimonio del Ayuntamiento y de la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta, el Consistorio pudo adjudicar las obras por un importe de 1.112.408 euros, un 21% menos en comparación con el presupuesto inicial de la licitación. Sin embargo, la falta de disponibilidad presupuestaria para contratos menores asociados a este ambicioso proyecto provocó un nuevo retraso de tres meses en el inicio de las obras, que no arrancaron hasta mediados de diciembre de 2018, cuando el Consistorio y la empresa adjudicataria firmaron el acta de replanteo, requisito habitual en este tipo de actuaciones.

La remodelación del inmueble comenzó en diciembre de 2018 con tres meses de retraso

Teóricamente el plazo de ejecución de las mismas eran diez meses, por lo que la obra debería ser entregada y el nuevo centro cultural abrir sus puertas el próximo mes de octubre. Sin embargo, el Ayuntamiento no se atrevió ayer, tras ser requerido por este diario sobre la fecha de inauguración, a adelantar ningún plazo concreto, por lo que, aunque las obras prosiguen, la incertidumbre generada en torno a cuándo se producirá la entrada en funcionamiento del nuevo centro sigue sin despejarse.

Las instalaciones que albergará el centro comprenden una sala de exposiciones, un patio para conciertos y obras de teatro, salas de conferencias, la zona de administración y espacios para desarrollar talleres y actividades infantiles. Concretamente, ofrecerá una sala de exposiciones de casi 300 metros cuadrados con acceso independiente al resto del edificio a través de un vestíbulo con zona de recepción y venta de publicaciones.

Además, a través del programa del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento para la rehabilitación del patrimonio histórico, el Estado se encargar de sufragar la mitad del proyecto, mientras que los fondos restantes los aportan el Ayuntamiento y la Diputación, instituciones que son copropietarias del inmueble.

El edificio está cerrado desde finales de la pasada década y acogerá también el Instituto Confucio de la USAL

La Torre de los Anaya, conocida hace décadas bajo la denominación de Palacio de Abrantes, fue la sede desde el año 1992 del Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal de la Universidad de Salamanca, que lo utilizó durante 14 años. Sin embargo, el centro universitario salió de sus dependencias al pretender el exalcalde Julián Lanzarote transformarlo en un Museo de Arte Oriental, proyecto que fracasó y desencadenó finalmente el cierre del edificio a finales de la pasada década. La USAL ha negociado este año con el Consistorio que el futuro centro cultural dedique una parte de sus dependencias a albergar la sede del Instituto Confucio que quiere crear l a entidad docente.