«Castilla y León es nuestro ámbito de actuación y todo lo revertimos aquí»

El presidente de Caja Rural de Salamanca, Ernesto Moronta./LAYA
El presidente de Caja Rural de Salamanca, Ernesto Moronta. / LAYA

Caja Rural ampliará su presencia en Valladolid y seguirá creciendo en Salamanca y Ávila, según explica su presidente, Ernesto Moronta

RICARDO RÁBADE / WORD

Ernesto Moronta desempeña el cargo de presidente de Caja Rural de Salamanca.

– En mayo de 2018 usted fue reelegido por un nuevo mandato de cuatro años al frente de Caja Rural... ¿Qué balance hace de los años que lleva al frente de la Presidencia y de qué se siente especialmente satisfecho?

– Voy a cumplir 15 años como presidente de Caja Rural de Salamanca y tengo la fortuna de seguir teniendo el apoyo de los socios y consejeros. Por ello, estoy convencido que las cosas se están haciendo bien. Hemos atravesado una durísima crisis pero siguiendo una gestión honrada con valores, dejando hacer a los profesionales y técnicos de la entidad, no teniendo ningún compromiso ni metas excesivamente ambiciosas, se llega a la situación actual. Así podemos presumir de ser entidad de referencia de particulares, autónomos y empresas en nuestro ámbito de actuación, Salamanca, Ávila y Valladolid.

– Imagino que han existido situaciones difíciles durante estos años...

– Claro, han existido muchos momentos de dificultad, sin duda, y podemos pensar que en temas de negocio, económicos… que existen, pero las situaciones más duras han sido cuando alguna persona con la que compartes el día a día nos ha dejado. Eso es lo más difícil de llevar.

– ¿Cómo ha sido capaz Caja Rural de Salamanca de haber afrontado con éxito las turbulencias que asolaron al sector bancario español durante todos estos años?

– Las cosas no salen por casualidad. Siempre hemos tenido muy claro que nuestro objetivo es atender, dentro de nuestra actividad, las necesidades de la sociedad. No hemos priorizado intereses personales de nadie, manteniéndonos fieles a nuestros principios y a nuestra ética, que es lo que nuestros socios y clientes esperan.

– ¿Se imagina usted cómo hubiera sido su vida sin Caja Rural de Salamanca?

– Actualmente no. Siempre he sentido la necesidad de aportar a la sociedad tanto como socio de cooperativas, participando en asociaciones, como en círculos cercanos. Cuando se me brindó el reto de capitanear una organización que comparte mis valores sentí que podía aportar mi granito de arena, no lo dudé. En la entidad intentamos devolver a la sociedad esa confianza que ella deposita en nosotros.

– ¿Qué causas hay para que Caja Rural de Salamanca haya logrado aumentar su volumen de negocio en 2018 en un 2,1%?

– El éxito proviene del aumento de clientes particulares y autónomos que están encontrando en Caja Rural de Salamanca una entidad financiera cercana, con buen servicio y muy ágil. Esta proximidad nos ayuda a atender las necesidades de nuestros clientes mucho más eficazmente. Pongo énfasis en las personas físicas ya que las empresas nos conocen desde hace muchos años y un gran número de ellas ya trabajan con nosotros.

– ¿Qué estrategia desarrolló la cooperativa de crédito que usted preside para captar 2.738 nuevos clientes durante el pasado año?

– Simplemente conseguir que las personas que no nos conocían se acercaran a descubrirnos y probaran ser clientes. Ahora somos más visibles y eso facilita mucho. Nuestros clientes están satisfechos con nuestro trabajo como lo demuestran los resultados de control de calidad que realizamos.

– ¿Qué tiene Caja Rural de Salamanca que no tengan otras entidades financieras?

– Estamos a la última tanto en aplicaciones digitales como en programas informáticos. En esa línea estamos en igualdad de condiciones que la competencia, sin embargo, nosotros podemos presumir de cercanía, agilidad y buen servicio.

– Mirando al futuro aparece en el horizonte de su entidad la puesta en marcha del Plan Estratégico para el periodo 2019-2021. ¿Cuáles son los grandes objetivos de este plan?

– Toda empresa debe tener clara cuál es su función y adónde quiere llegar. Por ello, el Plan Estratégico transmite la misión, visión y valores que tiene Caja Rural de Salamanca. Además concreta las acciones a realizar para cumplir nuestras metas. Hemos trabajado en él con gran ilusión para construir un futuro centrado en el crecimiento, eficiencia e innovación.

– ¿Cuántas personas trabajan en la entidad y cuáles son sus planes de expansión? ¿Hay previsiones de poder crecer a pesar de la existencia de un contexto desfavorable?

– En Caja Rural de Salamanca trabajan actualmente 190 personas, de las cuales el 53% son mujeres sin necesidad de cuotas, y con porcentaje similar se accede a puestos de dirección. Esto sucede cuando la selección del profesional se hace valorando el talento, esfuerzo y capacidad.

Respecto a nuestro plan de expansión estamos ilusionados en ampliar nuestra red de oficinas en Valladolid, provincia en la que ya tenemos sucursales en la capital, Medina del Campo y Alaejos; y seguimos creciendo donde tenemos oficinas como ocurre en Ávila y Salamanca. Reflexionamos detenidamente las decisiones que tomamos y vamos paso a paso.

– ¿Por qué son tan importantes para Caja Rural de Salamanca los valores de la ética, la sostenibilidad y la transparencia que usted menciona habitualmente?

– Todas las empresas deberían regirse por valores éticos, tenemos la obligación de hacer las cosas bien, no vale todo. Debemos ser reflejo de lo que la sociedad demanda e invertir en un futuro mejor. Para ello, la ética, la sostenibilidad y la transparencia son esenciales.

– Usted siempre ha incidido en la vocación social de su entidad. ¿Qué actividades y logros destacaría en este ámbito?

– Al ser Castilla y León nuestro ámbito de actuación, teniendo oficinas en Salamanca, Ávila y Valladolid, todo lo revertimos aquí, en nuestra tierra. No solo nos centramos en el crecimiento de las pymes, el apoyo a los autónomos y emprendedores es una prioridad. El Fondo de Educación y Promoción lo destinamos a múltiples actividades e iniciativas sociales llegando a miles de personas, tanto directa como indirectamente. La actividad que a mí más me gusta apoyar es el deporte base, tanto en niños como jóvenes. El deporte implica valores como esfuerzo, compañerismo, respeto… y desarrollarlos a edad temprana ayuda a un futuro mejor para todos.

– ¿Qué mensaje lanzaría a las personas que lean esta entrevista para que se hagan clientes de su entidad?

– Pues el mismo que decía un anuncio de mi época: «prueba, compara…»