Casado cita a Castilla y León como ejemplo de modelo educativo para el resto de España

Pablo Casado, durante su mitin de hoy en Salamanca./D. ARRANZ / ICAL
Pablo Casado, durante su mitin de hoy en Salamanca. / D. ARRANZ / ICAL

El candidato popular a la Presidencia presenta en Salamanca un decálogo de propuestas educativas como convertir el castellano en «lengua vehicular» en todo el país

ICAL

El presidente del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, presentó hoy en Salamanca una propuesta en materia educativa con un decálogo para conseguir una «educación de calidad». Así lo propuso en un acto público donde apostó por una Ley educativa que «garantice bajar el fracaso escolar y sea la garantía para las futuras generaciones».

En ese sentido se refirió a la «buena ley educativa» que en Castilla y León dijo, «está mucho mejor» que con la izquierda. Casado también abogó por «garantizar lo mejor» frente a la contrareforma del PSOE, porque se acabará con los códigos postales para facilitar que las familias «puedan llevar a sus hijos al centro escolar que quieran».

Asimismo, apostó por la evaluación pública estatal, para conocer cómo va el rendimiento del sistema, de manera que al final de cada etapa hay una prueba para evaluar. Además, el líder popular pidió que el castellano sea «la lengua vehicular en toda España», en ese sentido abogó por una educación «en castellano y no del castellano» y nunca como detrimento de la lengua común como en el Español.

En su intervención, Pablo Casado prometió reformar la inspección y darle competencias sancionadoras, para que «ningún colegio adoctrine a los alumnos». En ese sentido, dijo con rotundidad que «se acabó jugar con nuestros hijos», para lo que propuso acabar con los proyectos políticos sectarios.

Su discurso también hizo referencia a la apuesta por las materias troncales, «para que se aprenda la misma historia en Salamanca, que en Tarragona», así aseguró que se reforzarán las Humanidades y se recuperará la Filosofía

Bilingüismo

Sobre el bilingüismo, sostuvo que defenderá un «bilingüismo en inglés», de modo que «en las comunidades que tengan la suerte de tener una tercera lengua cooficial, sean tres».

Otro de sus puntos se centró en la apuesta por «la educación en libertad», en la que defendió también la concertada y la especial para las personas con discapacidad que así lo consideren, por lo que la inclusión sea una decisión familiar. No se olvidó de la educación en el entorno rural y en ese sentido apuntó que «en esa España vacía que proclaman los socialistas, los alumnos se queden en los pueblos».

El aspirante a la Presidencia del Gobierno aludió a «prestigiar la labor de los docentes» y conseguir «un MIR educativo» para conseguir que los que van a invertir en formar una nación como España «sean los mejores», por lo que acabarán con los requisitos de algunas Comunidades Autónomas, de manera que todos los opositores puedan presentarse donde quieran y donde «la lengua no sea excluyente, sino un mérito».

En su intervención en Salamanca, Pablo Casado se refirió a la conciliación y a la maternidad y avanzó que desde el partido van a impulsar «la gratuidad de la escolarización de 0 a tres años», de acuerdo con el resto de comunidades autónomas y diputaciones.