Cáritas constata «mayores necesidades» entre la población de Ciudad Rodrigo

Maribel Yugueros, Jesús García Burillo y María Ollaquindía durante la presentación./S.G.
Maribel Yugueros, Jesús García Burillo y María Ollaquindía durante la presentación. / S.G.

La delegación diocesana presentó la memoria económica de 2018, un periodo en el que gestionaron casi 300.000 euros

S.G.CIUDAD RODRIGO

La delegación de Cáritas presentó su memoria de actividades de 2018 en el contexto de la Semana de la Caridad que se desarrolla los días previos al Corpus Christi, este año, el 23 de junio.

Maribel Yugueros, directora de Cáritas, insistió en que «nuestra diócesis está perdiendo recursos además de población, hay mayores necesidades». Consideró, por otra parte, que «las personas de clase media estamos más reacias a ser solidarias porque creemos que la crisis ya se ha pasado».

En cuanto a los números, la entidad gestionó el pasado ejercicio fondos por valor de 292.322,94 euros, procedentes de la asignación del IRPF, de subvenciones directas de la Junta, la Diputación, el Ayuntamiento o entidades privadas como la propia Conferencia Episcopal, Cáritas, Inditex, el Banco Santander, además de las parroquias.

Los recursos invertidos se destinaron de manera principal a lo que denominan acogida y atención primaria, con 93.519,53 euros. En este capítulo se incluyen desde los 25.171,48 euros dedicados a educación, higiene o viajes; a los 13.158,20 euros de viviendo o los 6.675,11 euros de pobreza energética, es decir, todas aquellas facturas que se asumen desde la organización de la Iglesia para afrontar ese gasto corriente. Con respecto a 2017 este ha sido el capítulo que más ha subido, en algo más de 20.000 euros. La cuenta general a penas varió en 3.000 euros a mayores de un año para otro.

Tal y como quedó patente, Cáritas abarca otros frentes, como el de la infancia, la formación y el empleo o la animación comunitaria. En la actualidad, uno de los proyectos mas significativos que están llevando a cabo es el 'Sembrando inclusión', centrado en la agricultura.

El administrador apostólico, Jesús García Burillo, reconoció que «nuestra realidad es cuantiosa en relación con la diócesis».

María Ollanquindía, delegada de Cáritas, se refirió a «nuevas pobrezas» en las que no se carece de recursos económicos pero se tiene «una situación de dolor».