Cardiología reduce el tiempo del primer diagnóstico con consultas de alta resolución

Una parte de la plantilla del servicio de Cardiología, tanto desde su vertiente asistencial como investigadora, dentro de la Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV)./MANUEL LAYA
Una parte de la plantilla del servicio de Cardiología, tanto desde su vertiente asistencial como investigadora, dentro de la Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV). / MANUEL LAYA

Desde hace un año, cuando el paciente llega por primera vez al servicio le hacen la mayoría de las pruebas en la primera cita

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

El servicio de Cardiología del Complejo Asistencial de Salamanca, uno de los primeros en convertirse en Unidad de Gestión Clínica, hace justo un año, es un modelo a seguir dentro de su especialidad por su organización y la dotación de la tecnología más puntera en el diagnóstico de las patologías cardíacas. La plantilla está formada por más de 150 personas, entre ellos, 27 cardiólogos, personal de enfermería, auxiliares, técnicos o administrativos, entre otros perfiles.

El actual responsable del servicio es Pedro Luis Sánchez, quien recuerda que su especialidad es la que estudia los problemas del corazón, «que es un órgano complejo, perfecto, porque es una bomba que late durante toda nuestra vida y si no late, nos morimos. Y late de forma automática, y tiene muchas estructuras». Según detalla, el corazón tiene las arterias coronarias, que son las que lo riegan y le dan energía, tiene las cavidades cardíacas, las válvulas, «que son las compuertas que permiten el paso de sangra de una cavidad a otra, y luego los vasos, por donde sale la sangre», y para acabar de describir este órgano vital, añade que todo ese motor está regidor por un circuito eléctrico que en ocasiones también falla. «Nosotros estudiamos y atendemos todas las patologías del corazón», insisten, pero dentro de ellas destaca dos por su prevalencia: la insuficiencia cardíaca y los problemas de las arritmias.

En su servicio están organizados para atender todo el proceso de cada paciente de la manera más especializada posible y acortando tiempos, porque como destaca este especialista, en patologías del corazón es muy importante hacerlo de forma precoz.

Estos especialistas han atendido el último año 30.000 consultas externas

¿Y de qué forma llega el paciente al servicio? Existe una gran variedad. Como describe Pedro Luis Sánchez, puede tratarse de un paciente con un problema cardíaco agudo, que suele llegar a través de Urgencias, y según su gravedad, «los ingresamos en la Unidad de Cuidados Críticos Cardiovasculares, donde muchos de ellos requieren de ventilación mecánica o soportes circulatorios», de hecho, Salamanca es uno de los centros donde más asistencias circulatorias ponen, aclara este responsable. Según los últimos datos, se registraron unos 1.400 ingresos en esta unidad de críticos.

Por otro lado, si el paciente que acude a Urgencias por un problema agudo no está crítico, se deriva a la hospitalización convencional, en la plata de Cardiología, que cuenta con 32 camas y una media de 2.200 ingresos anuales. «Y si el paciente tiene un problema pero no requiere ingreso, se evalúa en Urgencias y se soluciona allí, porque no todos los pacientes que acuden por esa vía se ingresan», relata.

Estos especialistas también atienden a otro gran grupo de pacientes que tienen problemas del corazón más estables o menos agudos, aunque algunos de ellos son graves, que proceden de derivaciones de Atención Primaria u otros servicios del hospital, y son los que atienden de forma ambulatoria.

Cabe destacar, que Cardiología atiende una media de 30.000 consultas externas, entre la capital y las que se atienden también por sus especialistas en Béjar y Ciudad Rodrigo. En este sentido, hay que resaltar que en el último año han cambiado su metodología de trabajo y cuando el paciente llega a consulta por primer vez, «le hacemos la mayoría de las pruebas en ese momento, que son, un electrocardiograma, un ecocardiograma y una prueba de esfuerzo si se necesita», enumera este cardiólogo. Esa forma de trabajar la denominan consultas de acto único o de alta resolución, «y todos nuestros pacientes son vistos así desde hace un año, dentro de la gestión de procesos, y con ello hemos conseguido agilizar el proceso de los pacientes y darles un diagnóstico de forma más precoz, que es muy importante». Y con este nuevo proceso asistencial, Cardiología ha logrado reducir la lista de espera pero también aumentar la demanda por la eficiencia del resultado. Pero Pedro Luis Sánchez subraya el hecho de haber reducido el tiempo del primer diagnóstico. Además, han abierto una serie de consultas especializadas dedicadas a las patologías del corazón más complejas, y que bajo su punto de vista, «requieren de más recursos y especialización». En concreto, cuentan con una de Insuficiencia Cardíaca, Cardiotoxicidad (donde atienden a los pacientes oncológicos que sufren problemas del corazón por los efectos adversos de los tratamientos de radioterapia o quimioterapia), de Hipertensión pulmonar (junto a los neumólogos), la de Cardiopatías Congénitas, otra de Cardiopatías Familiares y las dos de última creación que han sido la de Arritmias y la de Problemas Estructurales graves, en este caso sobre todo de las válvulas.

Además de la planta de hospitalización y de la Unidad de Críticos, este servicio cuenta con un Hospital de Día, donde el último año atendieron a unas 4.000 personas. «A diferencia de otras especialidades, Cardiología ha avanzado mucho y está muy especializada en los procedimientos de diagnóstico y terapéuticos», resalta, y para ello cuenta con las unidades de Imagen Cardiaca (no invasiva), y las de Hemodinámica y Electrofisiología (invasivas ).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos