Barro hecho arte

La plaza de Los Bandos acoge la trigésima edición de una feria artesana que pervive y mantiene la tradición

El público que ayer se acercó a la feria de artesanos del barro, en la plaza de Los Bandos./MANUEL LAYA
El público que ayer se acercó a la feria de artesanos del barro, en la plaza de Los Bandos. / MANUEL LAYA
EVA CAÑASSalamanca

Los 32 artesanos del barro que conforman la XXX edición de una feria ya consolidada en la capital salmantina ofrecen desde artículos utilitarios de la cocina o el hogar, a piezas de decoración adaptadas a cada estilo.

Testimonios

Así lo resaltaba ayer durante la inauguración el secretario de la Asociación de Artesanos de Salamanca, José Alberto Hernández, quien añadía que quiere convertirse en un «referente de la actividad cultural de la cerámica», con la exposición de las piezas que los talleres elaboran durante todo el año. En los diferentes puestos ubicados en la plaza de Los Bandos tienen cabida todo tipo de trabajos artesanos con el barro, «sobre todo son de Castilla y León pero también de otras Comunidades Autónomas o Portugal».

Este responsable de la asociación destacó la variedad:«Es una feria completa, desde piezas utilitarias, como las cazuelas para asar, los botijos, infinidad de artículos del hogar y de cocina, así como las últimas tendencias en figuras de decoración y diseño para incorporar a cualquier estilo».

La asociación salmantina está compuesta por nueve artesanos en activo, y su secretaría confirmaba que la situación actual del sector «es complicada», y según José Alberto Hernández, «bastante baja en el sentido de que la crisis si nos ha afectado, sobre todo, en la adquisición de piezas por parte del público».

Los 32 artesanos del barro que conforman la XXX edición de una feria ya consolidada en la capital salmantina ofrecen desde artículos utilitarios de la cocina o el hogar, a piezas de decoración adaptadas a cada estilo.

Así lo resaltaba ayer durante la inauguración el secretario de la Asociación de Artesanos de Salamanca, José Alberto Hernández, quien añadía que quiere convertirse en un «referente de la actividad cultural de la cerámica», con la exposición de las piezas que los talleres elaboran durante todo el año. En los diferentes puestos ubicados en la plaza de Los Bandos tienen cabida todo tipo de trabajos artesanos con el barro, «sobre todo son de Castilla y León pero también de otras Comunidades Autónomas o Portugal».

Este responsable de la asociación destacó la variedad:«Es una feria completa, desde piezas utilitarias, como las cazuelas para asar, los botijos, infinidad de artículos del hogar y de cocina, así como las últimas tendencias en figuras de decoración y diseño para incorporar a cualquier estilo».

La asociación salmantina está compuesta por nueve artesanos en activo, y su secretaría confirmaba que la situación actual del sector «es complicada», y según José Alberto Hernández, «bastante baja en el sentido de que la crisis si nos ha afectado, sobre todo, en la adquisición de piezas por parte del público».

Hernández cree que lo peor es que se ha acentuado «que se nos considere como empresas sin ningún tipo de incentivo por el trabajo artesano, y con las mismas obligaciones que cualquier empresa que utilice maquinaria, y así es difícil de continuar».

La XXX edición se extiende hasta el 15 de agosto en horario de 10:00 a 22:00

Otro tema que les preocupa a los artesanos es la cuestión del relevo generacional, «también como consecuencia del mercado, y la gente ya pasamos los 50 años, y es un verdadero handicap para continuar con la artesanía del barro», matizaba el secretario de la asociación.

En cuanto a la horquilla de precios de los artículos que están a la venta en esta feria, según sus organizadores, hay productos desde 1 euro, aunque la media se sitúa entre los 5 y 20 euros, según cada caso y utilización. «El precio no es impedimento para conseguir buenos productos, muchos de ellos utilitarios», admitía Hernández.

En cuanto al horario de esta feria, se amplía desde las 10:00 a las 22:00 horas, «con productos artesanos y al mejor precio, aquí no hay intermediario, y además, son piezas únicas». Asimismo, aclaró algunas dudas de los compradores, como su utilización en lavavajillas o microondas, «sin problemas», o las específicas que resisten algas temperaturas en la cocina.

Hernández cree que lo peor es que se ha acentuado «que se nos considere como empresas sin ningún tipo de incentivo por el trabajo artesano, y con las mismas obligaciones que cualquier empresa que utilice maquinaria, y así es difícil de continuar».

Otro tema que les preocupa a los artesanos es la cuestión del relevo generacional, «también como consecuencia del mercado, y la gente ya pasamos los 50 años, y es un verdadero handicap para continuar con la artesanía del barro», matizaba el secretario de la asociación.

En cuanto a la horquilla de precios de los artículos que están a la venta en esta feria, según sus organizadores, hay productos desde 1 euro, aunque la media se sitúa entre los 5 y 20 euros, según cada caso y utilización. «El precio no es impedimento para conseguir buenos productos, muchos de ellos utilitarios», admitía Hernández.

En cuanto al horario de esta feria, se amplía desde las 10:00 a las 22:00 horas, «con productos artesanos y al mejor precio, aquí no hay intermediario, y además, son piezas únicas». Asimismo, aclaró algunas dudas de los compradores, como su utilización en lavavajillas o microondas, «sin problemas», o las específicas que resisten algas temperaturas en la cocina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos