El Ayuntamiento tapará la imagen de Franco del mural del Salón de Plenos

Recreción de cómo quedará el mural. El medallón de Franco ocupa actualmente el lado derecho, donde señala la flecha./WORD
Recreción de cómo quedará el mural. El medallón de Franco ocupa actualmente el lado derecho, donde señala la flecha. / WORD

Anuncia que ha obtenido el beneplácito de la familia del autor del mural y que cumplirá «próximamente» con la sentencia del Supremo para retirar la imagen del dictador

REDACCIÓN / WORDEL

El Ayuntamiento de Salamanca retirará próximamente la imagen de Francisco Franco del mural pintado en el Salón de Plenos, en cumplimiento de una sentencia judicial del Tribunal Supremo, tras recibir el visto bueno de la familia del autor de la obra, Ramón Melero, y el apoyo de los demás grupos políticos de la Corporación Municipal, según se ha conocido hoy en Junta de Portavoces.

La obra es un tríptico pintado en el interior de tres arcos ciegos del Salón de Plenos que confieren unidad artística y conceptual de carácter narrativo y decorativo, y un valor simbólico por los hechos, personajes y lugares que representa, vinculados a la historia de la ciudad. Su interés reside en la representación en veintisiete viñetas con un criterio cronológico hasta el momento contemporáneo a su ejecución, en 1962.

Este elemento forma parte de la decoración de una estancia cuyo inmueble, la Plaza Mayor de Salamanca, está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento por resolución del 21 de diciembre de 1973. Al tratarse de una obra artística de un autor conocido, se considera que la desaparición de uno de los lienzos mutilaría la unidad conceptual de la misma porque repercutiría totalmente tanto en el discurso lineal de la obra, eliminando la época contemporáneo de la ciudad de Salamanca, como en el diseño decorativo del Salón de Pleno, dejando en blanco uno de los arcos.

De entre las distintas soluciones técnicas propuestas, se ha optado por ocultar la efigie de Franco con la superposición integrada del motivo que actualmente aparece detrás, la Torre del Aire, a través de un repintado para mantener la continuidad temática de la obra. Una opción sencilla, rápida y menos costosa a ejecutar por un restaurador especializado.