El Ayuntamiento de Santa Marta advierte que el agua no es apta para el consumo humano

Una persona coge algua del grifo./El Norte
Una persona coge algua del grifo. / El Norte

El motivo de esta situación se debe al barro y lodo que arrastran las crecidas

REDACCIÓN / WORDSanta Marta de Tormes

l Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes emitió al mediodía de ayer un comunicado en el que manifestaba que el agua no era apta para el consumo humano.

Según la nota emitida, «debido al desembalsado de agua y las lluvias producidas en las últimas fechas desde el Ayuntamiento se ha solicitado un especial seguimiento de la calidad del agua por la turbidez de la misma».

De esta forma, los informes recibidos desde Aqualia durante la semana pasada «han sido correctos tanto en los parámetros fisio-químicos como en los organolépticos, relacionados con el color y la turbidez». Pero, debido al último desembalsado que ha provocado una nueva crecida que ha arrastrado gran cantidad de barro, en el último análisis -recibido ayer por Aqualia y por Sanidad de la Junta de Castilla y León- «todos los parámetros son normales y aptos excepto el de la turbidez y color, que hace que no sea apta para el consumo humano, hasta que la situación vuelva a la normalidad. Puede emplearse sin restricción para otros usos como aseo o lavado de ropa», señala el Consistorio.

Desde Aqualia informan que «el caudal del río comienza a bajar y que los parámetros en la planta de tratamiento se están reduciendo paulatinamente, aunque si las lluvias o posibles desembalses de agua siguen produciéndose la situación puede mantenerse en las próximas horas».

Desde el Ayuntamiento se ha pedido a la empresa gestora un seguimiento exhaustivo de la situación para dar la información oportuna tan pronto vuelva a la normalidad.

Asimismo, el equipo de Gobierno manifiesta que ante cualquier duda puede contactarse con Aqualia en el teléfono de atención al cliente (900 813 051).

Tras dicho comunicado, por la tarde, el alcalde de Santa Marta de Tormes, David Mingo, quiso dejar claro a través de las redes sociales que «es totalmente falso que el agua contenga partículas de arsénico» y que no se trataba más que de «un bulo» que se estaba extendiendo. Por ello, recalcaba que «el agua tiene un nivel de turbidez superior al normal por el barro y lodo que arrastran las crecidas y por ese motivo se considera no apta para el consumo, según nos ha informado Sanidad».

Asimismo, indicaba que «estamos estudiando tomar medidas legales contra las personas que están difundiendo esas afirmaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos