El Ayuntamiento renueva tuberías de agua en Garrido, Comuneros y Arrabal

La renovación de tuberías afectará a once calles. /LAYA
La renovación de tuberías afectará a once calles. / LAYA

Con una inversión de un millón de euros, se sustituirán las conducciones de fibrocemento por el Sistema de Gestión Activa de Presiones (GPA)

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El Ayuntamiento de Salamanca renovará este año las tuberías de agua en once calles de los barrios Garrido, Comuneros y Arrabal, para sustituir las deterioradas conducciones de fibrocemento por el nuevo Sistema de Gestión Activa de Presiones (GAP). Así se recoge en el presupuesto municipal para 2019, con una inversión total de un millón de euros, según informaró ayer en un comunicado el Consistorio salmantino.

En el barrio de Garrido, las obras se acometerán en la avenida de los Cipreses, entre la Glorieta Río Miño y la calle Julita Ramos, y en las calles Moreras, Nardos, Petunias, Begonias, Marcelo Fernández Nieto, Castaños y Camelias. Con un presupuesto base de licitación de 455.000 euros, se renovarán 1.890 metros lineales de tuberías.

Por su parte, en Comuneros, los trabajos se acometerán en la avenida principal del barrio, a lo largo de 1.120 metros de tuberías, con una previsión de inversión de 435.000 euros. Finalmente, en el Arrabal se presupuestaron 110.000 euros para renovar 530 metros de tuberías en la Carretera de La Fregeneda y la plaza de Poniente.

La red de distribución de agua de las dos zonas en las que se proyecta la renovación cuenta con una antigüedad de más de 30 años. En ambos lugares, el servicio de aguas indica que en los últimos años se produjeron numerosos episodios de fugas y roturas por lo que resulta necesario proceder a su renovación.

Estas obras se suman a la renovación de 14 calles del barrio Prosperidad y de la zona de la avenida de La Aldehuela, cuyos trabajos está previsto que comiencen la próxima semana. En concreto, se renovarán 1.408 metros lineales de la red en las calles Domingo de Betanzos, Tomás San Martín, Luis de Góngora, Hornazo, Mariseca, Mariquelo, Estrecho de la Aldehuela, Almería, Antonio Montesinos y Camino Estrecho, del barrio Prosperidad; y otros 946 metros en el Camino de las Aguas, Avenida de la Aldehuela, Abraham Zacut y Lucio Marineo.

El Consistorio continúa así la renovación de la distribución de agua potable de la ciudad de Salamanca, que cuenta con más de 400 kilómetros de tuberías de diversos materiales y diámetros.

Gracias al Sistema de Gestión Activa de Presiones, que regula la presión en la red cuando hay menor demanda de agua y optimiza esta presión según demanda, se aumentará en 16 años la vida útil de las tuberías. También se disminuirán las pérdidas de agua en un 3%, además de evitar que la planta potabilizadora deba producir agua, lo que contribuye al ahorro medio anual de un millón de metros cúbicos, equivalente al consumo medio anual de una población de 15.000 habitantes.

El GAP se controla desde la potabilizadora, hasta cuyo centro de mando y visualización, coordinado por Aqualia, llegan a diario más de 10.000 datos que permiten tener monitorizada la red de forma permanente para mejorar la calidad del servicio .