El Ayuntamiento limpió el año pasado más de 800 grafitis en la zona monumental

Un operario municipal limpia una pintada en el cento de la ciudad. / LAYA

La cifra en el conjunto de la ciudad asciende a 2.885, aunque el Ayuntamiento afirma que podrían haber limpiado más si las comunidades de vecinos colaborasen

REDACCIÓN / WORD

El Ayuntamiento puso en marcha a finales de 2013 un Plan Municipal para intensificar la lucha y la limpieza contra las pintadas vandálicas y los grafitis no autorizados, un problema «que afecta gravemente a la imagen de la ciudad». Desde entonces, los servicios especializados han limpiado más de 16.000 pintadas. El año pasado fueron 2.885 los grafitis que se eliminaron de los edificios, 802 de ellos en el casco histórico de Salamanca. Tras duplicarse los equipos, con más personal y materiales, se ha conseguido un doble objetivo: por un lado, limpiar más pintadas cada mes; por el otro, una finalidad disuasoria al disminuir el 'efecto llamada'. De hecho, el pasado verano se contrataron tres personas para hacer inventario y recabar autorizaciones para la limpieza en edificios privados.

Con el objeto de facilitar y agilizar la limpieza en bienes catalogados se desarrolla un protocolo técnico de intervención, validado por la Comisión Territorial de Patrimonio, que autoriza la eliminación y determina tanto los procedimientos como los materiales a utilizar dependiendo de la superficie en la que está hecha la pintada (piedra arenisca, ladrillo, madera, vidrio, entre otros materiales).

Las 16.000 pintadas limpiadas durante los últimos cinco años podrían ser más de haber una mayor colaboración por parte de las comunidades de vecinos. La concejala de Salud Pública ha explicado que el factor limitante más importante a la hora de limpiar pintadas es la obtención de la autorización para poder proceder a su eliminación.

Sanciones de hasta 3.000 euros

El Ayuntamiento de Salamanca aprobó a comienzos de 2014 la modificación de la Ordenanza Municipal de Limpieza Urbana y Gestión de Residuos para endurecer las sanciones por pintadas vandálicas con el objetivo de disuadir y penalizar más este tipo de comportamientos.

El texto normativo establece que las pintadas en Bienes declarados de Interés Cultural y edificios catalogados en el Plan General de Ordenación Urbana conllevan una infracción muy grave y multa de hasta 3.000 euros.

Las pintadas en los bienes no catalogados, situados tanto en el ámbito de la ciudad histórica y su entorno como en otras zonas de la ciudad, están consideradas como sanciones graves con multas de hasta 1.500 euros.