El Ayuntamiento incoa una media de dos denuncias diarias por orinar en las calles

Imagen de archivo de varias pintadas realizadas en el Puente Romano. /WORD
Imagen de archivo de varias pintadas realizadas en el Puente Romano. / WORD

En 2018 se multó a 32 grafiteros y se abrieron 21 expedientes por dejar los residuos fuera de los contenedores y seis por arrancar árboles y plantas

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El vandalismo callejero irrita a muchos vecinos, provoca denuncias de la Policía Local contra aquellos ciudadanos incívicos y obliga al Ayuntamiento a la apertura de expedientes para investigar los hechos denunciados y a imponer sanciones contra estas impresentables prácticas. Buena prueba de todo ello son los 1.015 expedientes que tramitó el Consistorio de la capital salmantina a lo largo del año 2018 como consecuencia de las infracciones cometidas contra las ordenanzas municipales de limpieza, protección del medio ambiente atmosférico, protección de la convivencia ciudadana y protección de las zonas verdes y del arbolado urbano, así como del reglamento municipal sobre la utilización y el uso de la Plaza Mayor.

De estas 1.015 denuncias, que acabaron siendo remitidas para su comprobación a las correspondientes comisiones municipales para su análisis detallado y posible imposición de la correspondiente multa, el bloque más voluminoso correspondió durante el año pasado, una vez más y confirmando la tendencia que se viene repitiendo en ejercicios precedentes, a ciudadanos que fueron sorprendidos por los agentes de la autoridad cuando hacían sus necesidades fisiológicas en las calles. Concretamente, se abrieron 847 expedientes sancionadores entre enero y diciembre de 2018, de los que diez fueron denuncias contra otros tantos ciudadanos que realizaron sus necesidades fisiológicas en la Plaza Mayor. En el primer caso –837 denuncias– se vulneró la ordenanza municipal de limpieza, lo que supuso para los infractores una multa de 150 euros. Sin embargo, orinar en la Plaza Mayor está más castigado desde el punto de vista sancionador, ya que la multa se duplica y alcanza los 300 euros al constituir un daño directo contra el ágora monumental. Es decir, la media –basta realizar una sencilla división entre el total de expedientes gestionados y los 365 días que tiene un año– supone, con creces, dos denuncias por día.

Llaman especialmente la atención las denuncias relacionadas con la realización de pintadas y grafitis en paredes, muros y vías públicas, dado que ante las instancias municipales se elevaron 32 denuncias por este concepto. En este caso se trata también, al igual que sucede con las expedientes generados por efectuar las necesidades fisiológicas en las calles, con vulneraciones de la ordenanza municipal de limpieza.

También vinculadas a la citada ordenanza se encuadran los 21 expedientes sancionadores que se computaron durante 2018 relativos al abandono o el acopio de residuos fuera de los contenedores reglamentariamente establecidos. Además, hubo 37 sumarios referidos a la colocación de carteles o adhesivos en lugares no autorizados para tal fin. También se computaron 11 denuncias por arrojar residuos y objetos de pequeña entidad a las vías públicas.

Más casos

El listado de infracciones de la ordenanza municipal de limpieza entre enero y diciembre del pasado año engloba también 16 denuncias por ensuciar la vía pública, dos más por escupir sobre el asfalto urbano, seis por la incineración y la eliminación incontrolada de residuos, una por introducir en los contenedores residuos de envases industriales o comerciales no adscritos a sistemas integrados de gestión, seis por manipulación de elementos públicos o situados en la vía pública así como por maltrato, deterioro, robo o destrucción, y otras tres por apropiarse o retirar residuos depositados en los contenedores municipales.

También sobresalen en este extenso listado los siete casos que se produjeron el año pasado relativos al vertido de residuos sólidos en la vía pública, así como en alcorques, solares sin edificar y en la red del alcantarillado. También se investigó a tres propietarios de perros que permitieron que sus canes dejaran sus deyecciones en espacios no permitidos.

Durante 2018 también hubo que anotar la incoación de seis procedimientos sancionadores por arrancar flores y plantas, así como por romper, deteriorar y zarandear árboles. Incluso hubo dos casos en los que se detectó que se habían trasladado y trasplantado árboles sin el correspondiente permiso municipal. Y así hasta llegar a las 1.055 infracciones que resumen la nefasta y negra crónica del vandalismo urbano durante el año 2018 en la capital salmantina.

 

Fotos

Vídeos