El Ayuntamiento de Garcibuey rinde homenaje a Exaltación Andrés por su centenario

Exaltación Andrés Pereira, junto a parte de su familia, en Garcibuey./M. J. GUTIÉRREZ
Exaltación Andrés Pereira, junto a parte de su familia, en Garcibuey. / M. J. GUTIÉRREZ

Es el segundo que realiza en esta legislatura e invita a todo el pueblo a una misa y a un convite junto a la familia

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORD

Exaltación Andrés Pereira cumplió el pasado 9 de abril 100 años, un siglo de vida que el Ayuntamiento de Garcibuey quiso recordar con un acto de homenaje que tuvo lugar el pasado día 20, aprovechando el día festivo del Viernes Santo.

Para esta ocasión, organizó una celebración de acción de gracias en la iglesia seguida de un convite en las instalaciones del Ayuntamiento, a los que invitó a todos los vecinos con el fin de que acompañaran a la centenaria y a sus familiares en una jornada tan importante, porque aunque Exaltación Andrés ahora vive en una residencia en Linares de Riofrío ha sido y es parte de Garcibuey.

Por ello, el pasado viernes acudió a Garcibuey acompañada de parte de su familia (tiene 3 hijos, 8 nietos y 6 bisnietos, además de tres hermanos aún vivos con edades muy cercanas a la suya, 91, 95 y 97 años). 'Tía Chon', como es conocida en Garcibuey, se mostró muy contenta por el homenaje que su pueblo le rendía, ya que en dicho municipio ha pasado toda su vida, hasta los 97 años, a pesar de que hace ya 20 que quedó viuda. Un pueblo en el que regentó «la centralita del teléfono, correos y una carnicería, además de trabajar en el campo», explicaba su hija.

El Ayuntamiento quiso rendirle homenaje no sólo reuniendo a sus familiares y vecinos sino también dedicándole unas palabras muy bonitas, que escribió y leyó la concejala Teresa Ripoll.

En ellas hacía referencia a que es el segundo homenaje que se realiza desde el Ayuntamiento en esta legislatura y «es un placer tener vecinos de tantos años entre nosotros. Personas con las que nos hemos cruzado a lo largo de los años y que no nos son indiferentes, porque de una u otra manera, todos formamos parte de Garcibuey y de su historia...».

Personas como Exaltación Andrés Pereira a las que «hoy concedemos el título de Doña» porque, añadió, «en Garcibuey no tenemos títulos de marqueses, condes o duques... pero los de Don y Doña son grandes títulos que nos gusta regalar, sobre todo a la gente mayor tan importante en nuestro pueblo».

Y para quien no supiera quien es Exaltación Andrés Pereira, dio una serie de detalles sobre su vida, comenzando por cómo es conocida en el pueblo, es «la señora Chon o 'la Chon de Jacinto», que nació el 9 de abril de 1919 a las siete de la mañana. Hija de Pedro y de Isabel María y la tercera de una numerosa familia de 7 hermanos. Su juventud la pasó en plena Guerra Civil, pero tras estos años difíciles y duro, en 1944, el 6 de mayo, a las diez de la mañana, contrajo matrimonio con Jacinto Andrés Andrés.

Tras estos primeros datos, paso a describirla como «amante de la familia, mujer imparable y llena de energía», así como «mujer luchadora, que cada verano llenaba su casa de nietos». Ya hablar de aquellos lugares que regentó como la centralita del teléfono y la carnicería, sin olvidar los trabajos de «madre, esposa y abuela».

No quiso Teresa Ripoll dejar de contar una pequeña anécdota sobre una mañana en la que tía Chon le aconsejó que saliera de fiesta y que se divirtiera, y eso cuando ya había pasado los 90 años.

Y quiso concluir casi como había empezado, recordando que «le queda concedido el título de Doña Chon, que lo disfrute con mucha salud, que disfrute de la vida lo que pueda y lo que le dejen... porque a su edad ya puede llegar tarde a casa..., se lo permitimos todo, pero recuerde algo muy importante: reciba un fuerte abrazo de todos los que la apreciamos, y no se le olvide jamás que usted es parte de Garcibuey, del pueblo y de su historia y muchas gracias de todo corazón por dejarnos participar en ella. Su historia es también la nuestra».

Acto seguido, el alcalde, José Miguel Mata, le regaló un ramo de flores y un joyero grabado con una inscripción y el escudo de Garcibuey.

Para finalizar el acto de homenaje, todos los asistentes fueron convidados a un aperitivo, mientras que Exaltación Andrés Pereira recibía las felicitaciones y el cariño de muchas personas que han formado parte de su vida durante este siglo que ya ha pasado.